José Antonio Crespo-Francés y Valero, militar de carrera, Coronel de Infantería, nació en Madrid el 11 de mayo de 1957. Ha realizado extensos trabajos heráldicos y uniformológicos, así como diversos artículos en la Revista Iberoamericana de Heráldica y el Colegio de Armas, dando a conocer diversos trabajos sobre Vexilología en general y sobre las banderas en la Guardia Real, así como sobre el Guión de S.M. El Rey Don Juan Carlos I, sobre la Orden del Santo Sepulcro, y sobre la llegada de la cultura hispánica a los actuales territorios de los Estados Unidos de América con Juan de Oñate y Menéndez de Avilés. Llevó a cabo los diseños de los guiones de S.M. El Rey Don Juan Carlos I y de la Guardia Real, estudió y dirigió la reproducción de los Estandartes Reales de Don Juan de Oñate como fundador de Nuevo México en los actuales Estados Unidos de América y de Don Juan de Garay como fundador de Santa Fé de la Vera Cruz en Argentina, trabajos estos últimos para los que se pidió su colaboración a través de la Real Academia de la Historia y del Ministerio de Asuntos Exteriores. Ha publicados diversos libros sobre personajes como Juan de Oñate, Pedro Menéndez de Avilés, así como una Historia del Servicio Militar en España y sobre Valores; colaborador de diversas publicaciones y en radio con artículos dedicados a la recuperación de la memoria de españoles olvidados.

 

“Hay que reivindicar el origen español de Acción de Gracias”

Por Borja García de Sola

 

 

El pasado jueves 2 de febrero, en el Corte Inglés de Callao, tuvo lugar la presentación del libro ‘Españoles Olvidados de Norteamérica’, escrito por José Antonio Crespo-Francés. Este libro se ocupa de la acción española en lo que hoy en día es Estados Unidos con un recorrido que comienza en Florida y acaba en Alaska y en el que también se aborda la labor de los misioneros españoles. Hablamos con su autor.

¿Cómo le dio por interesarse por este asunto?

Me viene de lejos. El primer libro relacionado con este tema y con el que aprendí a leer fue “Exploradores españoles del siglo XVI”, escrito por Charles F. Lummis. Me impresionó la veneración que tenía este escritor anglosajón por la Historia de España en los Estados Unidos de América. Este libro me marcó porque habla sobre los primeros españoles que estuvieron en Norteamérica. Muchos piensan que los primeros fueron los peregrinos ingleses en 1622, pero hay un periodo anterior que va de 1492 a 1622, en el que estuvieron los españoles que trataron de expandirse hacia el norte. Lo denominan el siglo oscuro, pero de oscuro no tiene nada.

Otro factor es la geografía. Siempre me han apasionado los nombres hispanos en cualquier parte del globo y cuando era pequeño jugaba a encontrar estos nombres.

El escritor y viajero, graduado en Harvard Charles F. Lummis recordaba a finales del siglo XIX: “Si España no hubiera existido hace 400 años, no existirían hoy los Estados Unidos.”

¿Qué se obtiene de leer este libro?

Es una llave para conocer nuestro país y poner en valor nuestro propio pasado. España era, y es, una gran nación pero cuando llegó a Norteamérica sufría una crisis económica por la gran cantidad de espacios y fronteras a cubrir. A pesar de esto, había una voluntad de crecer, hubo grandes exploraciones, conquistas y un definitivo poblamiento… Había fuerza de voluntad como se demuestra con las conquistas por Europa, Asia y América.

Lamento que a diferencia de Francia o Reino Unido, donde la gente ejemplar como científicos, militares… están reconocidos en plazas o en bibliotecas, en España están en el desván de la memoria y es nuestra responsabilidad y obligación desempolvarles, siendo esta nuestra permanente inquietud.

¿Qué no sabe la gente de la presencia española en Norteamérica?

Fundamentalmente y gracias a la historiografía anglosajona, se atribuye el descubrimiento de Norteamérica a los ingleses. El desconocimiento es total porque todo lo han escrito ellos.

Por suerte también hay anglosajones muy preocupados por este asunto y han reconocido la exploración española en Norteamérica, primero desde el Atlántico hasta Florida, luego por el interior hacia el golfo de México e, incluso, a partir del siglo XVIII hasta Alaska, incluida.

España fue el colaborador necesario e imprescindible para que los EE.UU. obtuvieran la independencia, pues sin las victorias españolas de Cartagena de Indias en 1741, de Pensacola en 1781, el apoyo desde la Luisiana y el mantenimiento del cerco naval, además del apoyo económico, y material, con varios millones de pesos duros de plata, hubiera sido imposible la victoria de Yorktown. El peso duro español de plata, el dólar de los pilares, sería la primera moneda oficial de los EEUU.

El escritor George Warton es categórico al afirmar que: “Las gentes de habla inglesa han creído siempre que Inglaterra ha sido el único poder colonizador de la Historia. Pero considerando el tiempo y las circunstancias debe concederse a España el honor y la consideración de una obra más completa. Más grande en cuanto a las dificultades a vencer, más grande en cuanto al espíritu que la animó, más grande considerando sus últimos resultados, más grande en lo referente a la sabiduría con que fueron dirigidos sus trabajos, más grande por el maravilloso espíritu humanitario que desarrolló.”

 

José Antonio Crespo, autor de 'Españoles Olvidados de Norteamérica'

Se ha dicho que América no se entiende sin España y España no se entiende sin América. ¿Qué opina de esta frase?

Es una realidad. España cuando llega a América acaba de asentarse su unidad como país y cuando se llega a América se ve reflejado en el hecho de que a la primera isla que se descubre se le pone el nombre de La Española y cuando se hace referencia a los descubridores se les menciona como descubridores españoles. Se trata de un pueblo con un objetivo común, transmitir la fe, colonizar unos territorios, expandirse…

Hay una leyenda negra de que España fue a extraer la riqueza, pero alguien que va a saquear no se lleva a su familia, no se dedica a fundar colegios, universidades, hospitales, imprentas… Parte de la riqueza se reinvertía en los territorios americanos. En América entre 1538 y 1551 se fundaron las universidades más antiguas de América, la de santo Tomás de Aquino en Santo Domingo, la de San Marcos en Lima, y la Real y Pontificia Universidad de México, creada por Real Cédula de 21 de septiembre de 1551 y ratificada por bula del 7 de octubre de 1595. En Asia, por ejemplo, la universidad más antigua es la de Santo Tomás, en Filipinas, fundada por españoles. Cuando en Ciudad de México o Lima ya había alcantarillado todavía faltaban muchos años para que llegaran estos avances urbanísticos a los territorios americanos controlados por los ingleses.

América cambió España y Europa, por ejemplo, culturalmente y en la alimentación con la patata, el tomate, el maíz, la calabaza… y España cambió América, fue una transformación mutua en una línea de doble dirección. Los caballos, un signo distintivo de los indios americanos, no existían antes de la llegada de los españoles.

Como afirma el historiador Harry Bernstein: “La colonización española no fue solo dirigida a la busca del oro, sino que el imperialismo de España extendió una civilización, dando nueva adaptabilidad y poder a los grupos indios, especialmente en el suroeste americano”.

 

Aparte de Juan de Oñate, Gaspar de Portolá y Juan Bautista de Anza, ¿qué otros personajes y hechos debería tener presentes el lector?

Es imposible detallar, pues la lista es interminable. Yo pondría en cabeza y representación de todos al sexto adelantado de la Florida, Pedro Menéndez de Avilés, fundador de San Agustín en 1565, la ciudad de origen europeo más antigua de Estados Unidos y donde se encuentran los datos más antiguos del registro civil norteamericano con nacimientos y matrimonios. Pedro Menéndez celebra la primera Acción de gracias en los EEUU.

Por otro lado, en 1598, Juan de Oñate funda Nuevo México y celebra igualmente una misa de acción de gracias y una comida con los nativos. Son ambos el antecedente de Acción de Gracias y hay que reivindicar el origen español de esta tradición. Los británicos también la hicieron, pero fue en 1622.

También hay que señalar que los gobernadores españoles en territorios americanos tenían el rango de capitanes generales y son el antecedente de la Guardia Nacional de Estados Unidos. En cada Estado, el gobernador civil es también el comandante de la Guardia Nacional de ese Estado. Juan de Oñate es reconocido como tal el primero de la lista de Nuevo México.

España colaboró definitivamente, material, humana y económicamente al nacimiento de los EEUU de América. Como decía Walt Whitman: "Impresionados por escritores y académicos de Nueva Inglaterra, nos hemos abandonado a la creencia de que nuestros Estados Unidos han sido creados únicamente desde las islas británicas, lo cual es un gran error".

¿Cuál es el siguiente libro que tiene en mente?

Reeditar un libro sobre Pedro Menéndez de Avilés, otro sobre la expedición de Francisco Vázquez de Coronado, sobre las exploraciones españolas en la costa del Pacífico así, como proseguir con el estudio de españoles olvidados.

Presentación del libro

Joomla Templates by Joomla51.com