170517 Payne

 

Stanley G. Payne: "Antes de la guerra, Franco fue más leal a la República que Azaña"

En El camino al 18 de julio, el hispanista analiza los últimos meses de la Segunda República y culpa a Alcalá-Zamora y a Azaña del inicio de la Guerra Civil

El Cultural.

 

 

Blog del General Dávila

            En julio del año 1974 con motivo del ingreso del Caudillo en el hospital por una flebitis se aplica por primera vez el artículo 11 de la Ley Orgánica del Estado de 1967 y el Príncipe de España, Don Juan Carlos de Borbón, asume las funciones del Jefe del Estado. Un momento delicado. Aquellos días los ojos de ciertos personajes empezaron a bizquear; mientras un ojo miraba a El Pardo y sonreía, el otro miraba a La Zarzuela y hacía una mueca. Faltaba, acababan de asesinarlo, quien jamás dudó, quien siempre miró de frente, el intérprete fiel y justo de la voluntad de Franco: el Almirante Carrero Blanco.

            Y se notaba. Se notaba en el ambiente enrarecido de aquel Madrid que tomaba posiciones. La realidad del Príncipe Don Juan Carlos, en la que algunos nunca creyeron, se materializaba definitivamente. Hubo intentos para volver a jugar con las cartas marcadas que el Almirante descubrió en su momento, pero no se atrevieron.

            El 9 de agosto de 1974 Don Juan Carlos preside el Consejo de Ministros. El primero de su vida.  Lleva unas notas manuscritas con varios puntos a destacar. Lee, antes de comenzar la parte formal del Consejo, y lo hace recordando la figura de Franco:

            ‹‹Conocéis mejor que yo su gran personalidad y su obra. Pero quiero resaltar una característica suya que, a lo largo de su vida ha sido enormemente significativa y que está por encima  de todos los elogios o de todas las críticas que pudieran hacerse, y es, la serenidad con que ha afrontado todos los problemas que se le han presentado. En esta serenidad, está la clave de la confianza que en él tiene el Pueblo [sic] español. Esta Fé [sic] en su persona es fruto del acierto en las resoluciones, pero también de la tranquilidad en los momentos difíciles. Esta cualidad es la que Hoy [sic] más que nunca, debe presidir las decisiones, pues estoy seguro que será la clave del éxito en las etapas que se avecinan››. Significativos subrayados y mayúsculas.

            Aquello fue como un ensayo. Sirvió para probar los mecanismos de sucesión y ver las reacciones de unos y otros. También fue un susto, aunque breve. Las razones para asustarse, las de unos y otros, eran diferentes. Unos bizqueaban de El Pardo, otros, menos, de La Zarzuela; el Pueblo en mayúscula, como lo escribió el Príncipe, estaba en su sitio, el más sensato. Todo duró algo más de cuarenta días. Están por escribir.

            Jueves 30 de octubre de 1975. La situación es muy distinta

-¿Qué tengo? Pregunta Franco. Se hace un eterno silencio. Desconcierto, ¿quién responde?

-Ha padecido usted un infarto de miocardio y, además, una complicación intestinal grave.

            Franco se queda en silencio. Después, emocionado, dice con energía: -¡Artículo 11; que se aplique el artículo 11!

            Franco dejaba de ser Jefe de Estado. Hace ahora cuarenta años.

            Así lo cuenta su médico de cabecera, el doctor Vicente Pozuelo Escudero, en el libro: ‹‹Los últimos 476 días de Franco››.

            A las tres de la madrugada del día 2 de noviembre la hemorragia se agudiza. Franco pasa el día en la cama de su dormitorio, sondado, medio inconsciente. Por la tarde hay un momento en que entre la sonda y la faringe un coágulo le impide respirar. Se lo extraen pero no se puede detener la hemorragia. Hay que operar, urgente, no hay tiempo. El Regimiento de la Guardia de SE. está pegado al Palacio y en su botiquín hay un quirófano que nunca se ha usado como tal. El equipo médico consulta a la familia y deciden el traslado a aquel vetusto quirófano.

            Muchas historias se han contado sobre el traslado de Franco. Lo que escribo es fruto de lo vivido por los que allí se encontraban y participaron, en uno u otro nivel, en los acontecimientos de aquellos largos días. Se lo contaré a grandes rasgos.

            Tomada la decisión se llama al Regimiento y todo se pone en marcha. Son aproximadamente las nueve de la noche. Un Simca1200 ambulancia, con matricula del Ejército de Tierra, sale hacia Palacio. De su interior, el conductor y algunos escoltas, extraen una camilla de lona que suben a la habitación de Franco. La colocan en el suelo, junto a la cama, y cogiendo los extremos de las sábanas ensangrentadas bajan a SE. hasta depositarlo en la camilla y trasladarlo entre cuatro hombres hasta el vehículo ambulancia. Franco va entubado, inconsciente, pálido, y sangrando por la comisura de los labios.

            Se ha ordenado cortar el suministro eléctrico en El Pardo y Mingorrubio, colonia donde viven los Guardias del Regimiento; toda la energía la necesita el quirófano.

            Primer y grave problema: el foco del quirófano lleva una clavija para enchufarlo tipo americano y los enchufes de la pared son de tipo europeo. Jamás se había probado. Son ya más de las diez de la noche. Se busca en la ferretería de El Pardo un adaptador. Pasa el tiempo, llega gente, todos preguntan. Están los Príncipes de España, los primeros, pendientes, inamovibles del lugar. Doña Carmen espera en Palacio. El equipo médico habla, discute y espera. Llega el material quirúrgico y… el adaptador para el foco. Aquel quirófano solo disponía de material digno de museo. Falta de todo, incluso para extraer la sangre que inunda al enfermo durante la operación se utiliza una jarrita de acero inoxidable de la cafetería del Regimiento. De El Pardo a Madrid no para de ir y venir un vehículo con plasma y suero. Es el conductor de este vehículo el que lleva al doctor Hidalgo Huerta a su domicilio una vez finalizada la operación. En el trayecto le pregunta sin rubor: -¿Doctor, como está el Caudillo?

            Regresa el conductor de dejar al médico y, rendido, se sienta en un banco, en la puerta del botiquín. No se da cuenta que hay dos personas sentadas junto a él; son los Príncipes de España.

-Perdón Altezas.

-¡Siéntese, por favor! Tiene que estar agotado. ¿Qué le ha dicho el doctor?, pregunta la Princesa.

-Señora, me ha dicho que tenemos Caudillo solo para cuarenta y cinco minutos.

            Durante la operación había llegado una ambulancia de la Seguridad Social, una Dogde Dart, para el traslado de Franco a Palacio. Está helada por dentro y durante un buen rato los escoltas intentan calentarla utilizando secadores del pelo.

            Todo, lo más parecido a una intervención en campaña. Eso sí, con más de veinte especialistas en aquél reducido botiquín. Los médicos sabrán. A las doce y media la operación había terminado. Franco era trasladado de nuevo a su cama en Palacio.

            Después llegaron días de tensa calma, en cualquier momento se podría precipitar el desenlace. No fueron 45 minutos los que sobrevivió a la operación como dijo el doctor Hidalgo Huerta, aunque él sabía muy bien lo que decía.

            La vida política en España se detuvo y algunos de sus más activos personajes quedaron aparentemente desconcertados  y desconcertantes. Entre bambalinas, hombres del segundo y tercer nivel lograron acuerdos y pactaron sosiego. En el primer nivel era más difícil.

            En todos los organismos de la Administración llevaban tiempo funcionado las llamadas  ‹‹Plataformas Democráticas›› de funcionarios – con más o menos visto bueno- y empezaron a dar señales de actividad con reuniones, cambios de punto de vista y actitud a tomar. En estas plataformas estaban desde Directores Generales a simples funcionarios.

            El día 5 de noviembre el estómago de Franco vuelve a sangrar. En la mente de todos está el dantesco espectáculo de la noche en el botiquín del Regimiento. No se puede volver a repetir semejante espectáculo. La situación se convierte de nuevo en un acto de vida o muerte. Una ambulancia le lleva a la Ciudad Sanitaria de La Paz donde directamente entra en el quirófano. Tres días después de vaticinar que le quedaban cuarenta y cinco minutos de vida, Franco estaba de nuevo en manos del doctor Hidalgo. Eran las cuatro de la tarde. Madrid se convertía en el centro de las noticias del mundo. Pero en la Ciudad Sanitaria de la Paz el espectáculo era folclórico. Curiosos, periodistas, médicos amigos de…, gente que se tenía que hacer ver, todos hablaban y difundían lo que no sabían, como si  de primera mano fuese su información. Solo una cosa era segura: Franco se moría. También se supo que el que allí mandaba era su yerno, el doctor Martínez-Bordiú.

            Está sedado pero consciente. El día 12 entra a verle Carlos Arias Navarro. Franco se da cuenta, no abre los ojos. Le ha molestado. No quiere ver a nadie. En cualquier caso nunca le gustó Arias Navarro. Fue un remedio impuesto por circunstancias personales y la debilidad de los últimos momentos.

            El día 15 de nuevo aparece la hemorragia. Una peritonitis gravísima. Vuelve al quirófano y a las manos del doctor Hidalgo.

            La mañana del día 16 el Príncipe recibe la noticia: la situación es irreversible. Está en fase terminal.

            Los siguientes días hay una gran angustia. Máxima tensión que produce fuertes discusiones, acusaciones y gestos torcidos. Ya no solo se piensa en la muerte de Franco sino en la posición a ocupar cuando fallezca. El día 18 ya está absolutamente inconsciente y el 19 se corre por Madrid que Franco ha muerto.

            A las seis y doce minutos del día 20 el ministro de Información y Turismo, León Herrera leyó el comunicado con la muerte del Caudillo.

            La noche del día 19 los escoltas de doña Carmen estaban, como siempre, en los sótanos/garajes del hospital de La Paz. Fue una sorpresa para ellos ver a doña Carmen que llorando se acercaba a ellos. Sin intermediarios, directamente, de manera insólita, doña Carmen entra en los garajes y se dirige a su jefe de escolta: -Vayan a El Pardo y recojan una caja que allí les entregarán.

            Era el uniforme de capitán general de gala del Caudillo, la mortaja. Aquella noche, sobre las 2200 horas el uniforme llegó al hospital de La Paz. No debía, ni podía, haber indiscreciones hasta el momento acordado.

            Franco dejaba de ser Jefe de Estado. Definitivamente.

            Se establece la seguridad de la muerte a las 5,25 del día 20. El doctor Vicente Pozuelo firma el certificado de defunción a las seis de la mañana. Absoluta discreción, tanta que la duda sigue rodeando las horas, algunos hechos, y así seguirá para siempre.

 

El Mundo 03.04.2017

 

 

EAlberto Asarta.

 

13 aniversario de la contienda de Nayaf: La verdadera batalla del 4 de abril

 

General de División retirado. Era el coronel jefe en Nayaf en 2004, cuando se produjo el ataque más violento hacia soldados españoles. Ahora califica la actuación de las fuerzas estadounidenses como la más "desleal" que han padecido "nunca" nuestras tropas.

·        
GERVASIO SÁNCHEZ
·         Zaragoza
·         @gervasanchez

¿Cuál fue el principal cometido de la Brigada Multinacional Plus Ultra II (BMPU II) en Irak?

De acuerdo con la Resolución 1483 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de 22 de Mayo de 2003, las tropas españolas y centroamericanas en Irak tenían como misión el apoyo a la reconstrucción de Irak y proporcionar seguridad para facilitar una transición política en un ambiente estable. Gracias a nuestra labor, la población local mejoró notablemente sus condiciones de vida y se consiguió implicar a los iraquíes en su propia seguridad. Este ambiente de relativa calma permitió la rehabilitación de 101 centros de enseñanza, 20 centros sanitarios, 20 subestaciones eléctricas, 20 edificios municipales, siete plantas potabilizadoras, ocho mataderos, cinco bibliotecas y también asegurar el suministro de combustibles. Además, se destruyeron más de 60.000 artefactos explosivos que representaban un grave peligro para la población y se realizaron 13 acciones antiterroristas no exentas de riesgo como pudo comprobarse con la pérdida en una de ellas del comandante de la Guardia Civil, Gonzalo Pérez García. Otra de las misiones importantes encomendada a la BMNPU II fue la formación del futuro Ejército de Irak en dos centros, uno en Diwaniya, a cargo del batallón español, y otro en Nayaf, bajo responsabilidad del batallón salvadoreño Cuscatlán.

¿Había rencillas entre los diferentes destacamentos?

Las relaciones entre todas las unidades de la BMNPU II fueron de buena colaboración durante toda la misión. Hasta los ataques del 4 de abril de 2004, las relaciones con la docena de miembros de la compañía de seguridad Blackwater, encargadas de la seguridad del representante del Gobierno Provisional de la Coalición (CPA) para la provincia de Nayaf y su equipo de personal civil, fueron correctas y cordiales. A partir de ese día, se produjo un grave deterioro. En los días posteriores, intenté integrarlos en la disciplina militar y la defensa de la base, pero se convirtió en misión imposible porque actuaban a su aire y desobedeciendo mis órdenes continuamente. Tuvimos desencuentros en varias ocasiones.

¿Fue informado del apresamiento de Mustafá al Jacubi, lugarteniente del líder chii Muqtada al Sader, considerada la principal causa que provocó la batalla de Nayaf?

El apresamiento de Mustafá al Jacubi se realizó en una zona de responsabilidad de la BMPU II sin conocimiento de Fulgencio Coll, general de nuestra brigada, ni tampoco de Mieczyslaw Bieniek, general en jefe de la división multinacional en la que estábamos encuadrados. Ninguno estaba al corriente de los planes de esta operación ni de su ejecución. Hay que señalar que los equipos de operaciones especiales que actuaban en todo Irak tenían un carácter estratégico y recibían órdenes directas del Mando Aliado Conjunto en Bagdad. 
Esta falta de información se puede considerar como una deslealtad del Mando Aliado hacia nuestro general y, por lo tanto, hacia las fuerzas de los diversos contingentes bajo su mando. De haber tenido conocimiento previo de la operación, se habrían establecido los planes necesarios para evitar o minimizar la revuelta, adoptando medidas que, con toda seguridad, hubiesen reducido considerablemente el número de muertos y heridos propios y de civiles iraquíes. Nunca antes ni después se ha producido una actuación tan desleal en ninguna otra misión en la que han actuado soldados españoles.

¿Qué órdenes dio a los soldados de las diferentes unidades cuando empezó el ataque?

Ordené a todos los efectivos españoles destacados en la Base Al Ándalus acudir a los puestos asignados según el plan de defensa revisado y aprobado unas semanas antes y que había sido ensayado con anterioridad. Dicho plan contemplaba, entre otras amenazas, la posibilidad de un ataque a la base y habíamos establecido la defensa en coordinación con la sección salvadoreña que permanentemente nos daba protección. Al jefe de la Sección de Reserva española le ordené que ocupara posiciones con sus seis vehículos blindados y artillados frente a la entrada principal de la base. Mis consignas, de acuerdo con nuestras reglas de enfrentamiento y el Derecho Internacional de los Conflictos Armados, fueron muy claras: «Disparar sólo contra orígenes de fuego que sean claros y contra personal armado que constituya una amenaza para nuestras fuerzas».

¿Cómo se comportaron los soldados españoles, salvadoreños, hondureños y americanos?

Los soldados a mis órdenes tuvieron un comportamiento ejemplar, actuando en todo momento con profesionalidad, serenidad, disciplina y sentido común en el uso de la munición. A los soldados bien entrenados (y los españoles lo son) no es necesario recordarles que la disciplina de tiro exige no malgastar munición. 
Los miembros de Blackwater y unos pocos soldados estadounidenses que se encontraban con ellos en el edificio de la CPA reaccionaron con rapidez y eficacia en los primeros momentos, por lo que fueron de gran utilidad. Sin embargo, sus actuaciones fueron casi siempre desproporcionadas. La falta de disciplina de tiro provocó que se quedasen sin munición. Tuvimos que suministrarles 4.000 cartuchos de 5,56 mm que formaban parte de nuestras reservas. También aprovecharon que la Sección de Reserva española había abandonado la base para sustraer más munición de 5,56 mm y cuatro lanzagranadas C-90, tres de los cuales fueron encontrados en el edificio de la CPA. El cuarto nunca apareció.

¿Los atacantes consiguieron en algún momento entrar en la base militar?

Ni uno sólo de los atacantes consiguió poner un pie dentro de la Base Al Ándalus gracias a la eficacia de la defensa perimétrica y, sobre todo, a la potencia de fuego de las ametralladoras y cañones de nuestros blindados que ejercieron un gran poder de disuasión.

¿En algún momento ordenó a sus soldados abstenerse de disparar contra los atacantes? Se ha dicho que algunas ametralladoras de los blindados no funcionaron?

Nunca. ¿Por qué iba a hacerlo? Eran atacantes y había que defenderse con todas nuestras armas. Las ametralladoras pesadas de 12,70 mm, que van montadas sobre los blindados, pueden ser operadas desde el interior del vehículo con el tirador a cubierto y protegido y también desde el exterior con el tirador a descubierto; en el primer caso, se producían interrupciones frecuentes mientras que en el segundo no había ningún problema; esta circunstancia se solucionó utilizándolas en todo momento con el tirador por fuera y desprotegido, asumiendo mayores riesgos.

¿Hubo peligro de quedarse sin munición o sensación de que estaba escaseando?

En ningún momento tuvimos escasez de munición, y como ya he dicho, prestamos munición a los Blackwater. Con los primeros refuerzos que llegaron de Diwaniya (Base España, cuartel general de la Brigada), recibimos munición para ir reponiendo lo consumido y, al día siguiente por la tarde, un helicóptero español nos trajo más munición y suministros varios.

¿Recibió ayuda de la coalición durante el ataque?

Una hora después de comenzar los ataques aparecieron en el aire dos cazas F-16. Por dos veces anulé la intención de bombardear el hospital. Desde el comienzo de los ataques, solicité al general Fulgencio Coll apoyo de helicópteros con el fin de batir objetivos puntuales y con mayor precisión, tratando de evitar al máximo los daños colaterales. Helicópteros Apache protegieron el avance de nuestros blindados a la antigua cárcel para rescatar a unos 30 soldados salvadoreños, 14 hondureños y 38 reclutas iraquíes, además de los dos fallecidos y algunos heridos. 
A las cuatro horas del inicio de la batalla, llegó a la base una sección de refuerzo de nuestra brigada enviada desde Diwaniya. Sobre esta hora, aproximadamente, recibí un equipo estadounidense Anglico de marines, especialistas en comunicaciones para solicitar cualquier tipo de apoyo aéreo. A este respecto, quiero significar el comportamiento profesional, disciplinado, eficaz y ejemplar de estos soldados al mando de su capitán Matt Brannen. Este equipo me fue muy útil y permanecieron en contacto permanente conmigo durante varios días en la azotea de uno de los edificios de la base. Una vez regresamos a España, dicho capitán y el sargento Suarez fueron recompensados por nuestro gobierno con la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Blanco.

¿Se le dio alguna orden que usted se negó a cumplir?

No recibí ninguna orden que me obligara a no cumplirla; me correspondía la autoridad militar y, por lo tanto, sólo recibía órdenes de mi general Coll. Convencí al mando aliado que era un error bombardear el hospital tal como había solicitado el responsable de la CPA. Entendieron las razones.

¿Cuál fue la valoración del mando de la coalición sobre la actuación en la base durante el ataque?

El teniente general estadounidense Ricardo Sánchez, jefe supremo de todas las tropas en Irak, voló a nuestra base de Nayaf la tarde de los ataques y yo mismo le expliqué las órdenes y las decisiones que tomé durante toda la jornada y las razones por las que desestimé el bombardeo del hospital aledaño a nuestro acuartelamiento. Su valoración fue muy positiva y así se la transmitió al general Coll, que también estaba en la reunión. Sin embargo, informes falsos, enviados desde la oficina de la CPA, por correo electrónico y atentando contra la seguridad de las comunicaciones militares, han circulado sin control por las redes haciendo mucho daño a las tropas españolas, hasta tal punto de que el señor Paul Bremer en su libro My year in Irak, en el que intenta justificar su incompetencia y fracaso en la gestión de la CPA, los copia casi textualmente sin corregir nada.

Se ha dicho en algunas publicaciones que los soldados españoles no quisieron combatir y que hubo graves insultos contra ellos por parte de soldados de otras nacionalidades. ¿Eso es cierto?

Es completamente falso y quedó aclarado en el transcurso de la reunión con el teniente general Sánchez. El problema es que desde el Mando de la Coalición en Bagdad no se molestaron en desmentir los primeros informes falsos del personal civil de la CPA de Nayaf. La falta de un desmentido oficial ha hecho que personas con poco criterio -opinión tiene todo el mundo, criterio en temas de seguridad y defensa, muy pocos- y escudadas en el anonimato especulen y cuenten una historia distorsionada para buscar notoriedad. En cuanto a los insultos, puedo asegurar que nunca los escuché en mi presencia.

Incluso se ha dicho que las reglas de enfrentamiento del Ejército español impidieron a los soldados combatir con la contundencia necesaria. ¿Eso es cierto?

Nuestras reglas de enfrentamiento, así como la organización y el equipamiento de nuestras unidades, eran acordes con las misiones para las que fuimos desplegados, entre las cuales no se contemplaban las acciones ofensivas. Ello no significa que no se actuase con la contundencia necesaria cuando, en legítima defensa, tuvimos que hacerlo, pero siempre, con proporcionalidad, aplicando la mínima fuerza necesaria, respetando las reglas de enfrentamiento y tratando de proteger la vida de los civiles no implicados directamente en los combates.

¿Cree que el gobierno español actuó correctamente al ordenar una retirada inmediata o quizá se tenía que haber hecho de una forma más escalonada y pactada con el Mando de la Coalición para sustituir con tiempo suficiente a los soldados españoles que se marchaban?

El repliegue de nuestro personal y material se realizó con éxito de forma escalonada y en condiciones muy difíciles debido a la situación general de conflicto en la zona. No obstante, los batallones hispanoamericanos se quedaron sin apoyos fundamentales (sobre todo en transmisiones y comunicaciones con los iraquíes) que les proporcionaba la BMPU II. Muchos de los intérpretes iraquíes contratados por nosotros se quedaron sin trabajo. Algunos de estos intérpretes pudieron ser acusados de colaboracionistas por los insurgentes. 
Desde mi punto de vista, sin entrar en las decisiones del Gobierno de España, la retirada de las tropas españolas de Irak debió hacerse con más tiempo y pactada con el Mando de la Coalición a fin de dejar cubiertas todas las necesidades de las unidades centroamericanas que trabajaba con nosotros y que se quedaron en Irak.

¿Por qué todos los gobiernos españoles se han desentendido de lo que pasó aquel día y las semanas posteriores?

Esta pregunta debería de formularla a dichos gobiernos. Lo que está claro es que Irak ha sido un tema tabú tanto para el Gobierno del ex presidente José María Aznar, que tomó la decisión de enviarnos, como para el del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que ordenó el repliegue. Esa falta de información oficial y creíble a los ciudadanos ha traído consigo que se escriban falsedades y mentiras, unas veces por ignorancia y otras con maldad, sobre el comportamiento ejemplar de nuestros soldados. Una vez más, nuestro ejército demostró a la sociedad, que es una herramienta al servicio de los españoles, actuando con la misma disciplina para trasladarse a una zona en conflicto y con un determinado cometido asignado, como para replegarse cuando se lo ordenaron.

¿Cree que el Ministerio de Defensa, encabezado por el ministro José Bono, presionó a los medios para que evitaran hablar de aquella retirada?

No le puedo responder a esta pregunta pues desconozco si hubo o no consignas al respecto. Lo que es evidente es que el silencio oficial le ha hecho daño a la imagen de nuestros soldados tanto fuera como dentro de nuestro país. Por lo que a mí respecta, he procurado siempre ser un ejemplo de soldado disciplinado, y es por ello que no he querido hablar nunca de este asunto de Irak sin la autorización debida y cuando lo he hecho (en muy pocas ocasiones), ha sido midiendo mis palabras para no crear conflictos que, usados partidariamente, pudiesen dañar la imagen impecable de nuestras Fuerzas Armadas.

¿Siente que en aquellos días y semanas tan duras el Ministerio de Defensa no estuvo a la altura de las circunstancias tanto con el Gobierno de Aznar como el de Zapatero?

Como persona tengo mi opinión al respecto, pero por el cargo que ejercí en Irak y por mi condición de ex militar (ya estoy retirado) me va a permitir que no haga valoraciones políticas al respecto.

 

 

Asarta, coronel entonces de la Base Al Ándalus, se dirige a las tropas durante la batalla de Nayaf. | G. S.

 

 

Joomla Templates by Joomla51.com