170803 Desde Filipinas

El fin de semana pasado me invitó a almorzar a casa de su madre, Enrique Avanceña y Quezón, nieto del Pte. de Filipinas Manuel Luis Quezón y Molina (1935-1944), natural de Baler; cuyo padre fue Sargento de la Guardia Civil, maestro en Baler y amigo de los españoles, por lo que fue asesinado por los insurrectos (1898) junto a uno de sus hijos.

 Manuel se libró porque se encontraba en Manila estudiando Derecho, llegando a ser Presidente posteriormente. Su madre también fue asesinada en los años 1940s cuando iba a inaugurar un hospital en Aurora; para más información leer documento pdf adjunto.

 La madre de Enrique tiene 94 años, pero aún recuerda algo de español.

Vive en una urbanización (1 km2) vallada con muro de piedra y alambrada (h=5m), cerrada y vigilada; por supuesto en Ciudad de Quezón (MNL).

 La casa o chalet es tipo español: puertas con relieve de madera, muebles esculpidos, sillas con respaldo de rejillas, cortinas y visillos, persianas, y rodapiés en suelo y techo. Fotografías en B/N decoran algunos muebles, con sus leyendas aún en español; ver fotos.

 Como era la 1ª/ vez que les visitaba, le llevé una maceta a su madre, cosa que sorprendió sobremanera a los 25 reunidos allí, pero lo entendieron y añoraron al saber que yo era español. ¡Qué les visite un español, es como a nosotros S.M. El Rey!.

 En cuanto al menú fue para mi una sorpresa: fabada asturiana, lasaña, queso manchego, pan tostado y arroz cocido filipino (¡no faltaba más!). Lo más extraordinario fue que se empezó a almorzar a las 16:30h.

 Por supuesto, las bebidas: cerveza San Miguel (como no podía ser de otra manera) y brandy filipino; aunque eran sabedores de todos los brandys españoles, desde: Fundador, Soberano, Veterano, 103, 1880, Carlos I, Cardenal Mendoza, Lepanto, etc...

 Me han pedido que el próximo año les traiga una botella de vino fino. Más son entendidos pues, ya que me preguntaron cuál era mejor, si el Jerez (CA) o el Montilla (CO).

 Por último, algunos realizaron un juramento en tagalog, que yo no quise preguntar de qué se trataba, pero a mi me sonó a masonería. ¡En fin, allá ellos!.

170803 Luis Quezon C

 

Mausoleo

Monumento al presidente D. Luis Quezón Molina

Sarcófago

Sarcófago donde reposan los restos del presidente Quezón

 

BOMBARDEO DE LA LINEA DURANTE LA II GUERRA MUNDIAL

Un trágico error de los italianos en su ataque a Gibraltar

(José Manuel de Molina).El verano de 1941 los linenses se preparaban con ilusión para ver renacer su Velada, unas fiestas cuya última edición se había visto trágicamente interrumpida por la Guerra Civil.

        Ahora, cinco años después, la población de La Línea se preparaba para dejar a un lado, aunque sólo fuese por unos días, sus penalidades cotidianas. Las entidades más representativas estudiaban la preparación de sus casetas; los cafés, bares y comercios esperaban que todo aquello se dejase notar devolviendo a la ciudad parte de su perdida vitalidad; y no eran pocos los aficionados ya que habían estado haciendo pronósticos sobre las figuras que podrían componer el siempre atractivo cartel de Toros de la Velada linense, un cartel que al final se montaría con los diestros Vicente Becerra, Juanito Belmonte y Pepe Luis Vázquez.

        Simplemente por estar ubicados junto a Gibraltar, separados de un objetivo de guerra por la ilusión de una barrera fronteriza, la noche del 11 al 12 de Julio de 1941, quedaría marcada para siempre en la historia de la ciudad con letras de tragedia.

        A más de tres mil kilómetros de distancia, en las pistas de un aeródromo italiano, un solitario Savoia Marchetti SM-82 "Marsupiale" calentaba motores. En su vientre aparecían fijadas tres mortíferas bombas que el aparato debía llevar desde Cerdeña hasta la Bahía de Algeciras.

        Sobre las tres de la madrugada del sábado 12 de julio, el SM-82 fue descubierto por los sistemas de detección acústica de la Roca y poco después soltaba sus tres enormes bombas. Tal vez fuese a causa del fuerte viento de poniente, tal vez fue un trágico error de puntería, pero lo cierto es que las tres bombas lanzadas por los italianos aquella noche no cayeron sobre los mercantes ingleses, sino en La Línea de la Concepción.

        Dos de ellas no hicieron explosión, quedando medio enterradas en las dunas de la playa de Poniente, pero la tercera haría blanco en la esquina que forman las calles "Duque de Tetuán" y "López de Ayala", a la altura de los números 10 y 3 respectivamente según la numeración en vigor de entonces.

       La explosión afectó a tres viviendas, ocupadas por la familia Caballero, la viuda de Valdés y sus hijos y la familia Ruiz-Sánchez. A pesar de que estas tres propiedades quedaron reducidas a escombros, el hecho de que la bomba cayese dentro de un pozo había evitado un desastre aún mayor. Aún así, la sacudida de la onda expansiva se haría sentir a muchos metros de distancia. Bomba(En la imagen uno de los monstruosos torpedos aéreos "FF" italianos recogido en las playas de La Línea y que hoy puede verse en el Museo Militar Regional de Sevilla)

        La explosión había destrozado el tendido eléctrico y no había luz.Para facilitar la labor de desenterrar las victimas se sirvieron de los focos de unos camiones militares. Soldados, policías y civiles, algunos de ellos familiares de los que permanecían enterrados, ayudaron en las labores de desescombro. Poco a poco fueron apareciendo las primeras víctimas de aquella tragedia. Los cuerpos de cinco personas: María Caballero Hidalgo, Tomás Caballero Hidalgo, Joaquina Morilla Vega, Julia Rojas Torres y José Luis Valdés Díaz fueron sacados sin vida; también hubo muchos heridos, y los casos más graves (Ana Serrano Pérez, Dolores Ruiz Sánchez, Encarnación Ruiz Sánchez y Concepción Bernaveu Sánchez, prima de las anteriores), fueron conducidos al Hospital Municipal. El resto fueron atendidos allí mismo.

        La Línea quedó conmocionada por la tragedia de aquella noche. Se decretó día de luto, y entre otras resoluciones, se acordó que todos los actos programados con motivo de la apertura oficial de la Velada quedarían aplazados hasta el domingo.

El sábado 12 de julio, con la presencia del Gobernador Civil y las autoridades municipales, tuvo lugar el sepelio de las víctimas en el cementerio de San José. Varios miles de personas acompañaron a La comitiva fúnebre a lo largo de su recorrido por las calles de la ciudad.

Las otras dos bombas arrojadas aquella noche habían caído sin hacer explosión en la playa de Poniente. Sin dar demasiada publicidad al hecho y tras identificar estos artefactos como italianos, las autoridades españolas se limitarían a plantear una protesta oficial ante los representantes de Mussolini.

A pesar de todo, la madrugada del domingo día 13, del lunes 14 y martes 15, el SM-82 repetiría sus incursiones contra la Bahía, fastidiando las tres primeras noches de feria que los linenses vivían desde hacía un lustro. La madrugada del martes 15 los reflectores lograron localizar de nuevo al bombardero enemigo, el cual, ante el fuego antiaéreo, se apresuraría a virar hacia Campamento deshaciendose de su carga. Esta vez dos de las bombas estallaron en las cercanías de las antiguas pistas de Polo, mientras que una tercera quedaba encajada en las arenosas riberas del "Rio Cachón".

Según fuentes italianas, desde el bombardeo de La Línea, las incursiones posteriores de los SM-82 habían sido contestadas por fuego antiaéreo procedente de territorio español. Según afirman aquello era una muestra de sus deseos de vengar las muertes de sus compatriotas, aunque lo más lógico es pensar de que en realidad no era más que un intento de hacer respetar el espacio aéreo, como se había hecho en ocasiones anteriores con los aviones franceses.

Al finalizar la guerra, el gobierno italiano pagaría una indemnización de 250 mil dólares por los daños causados por la Segunda Guerra Mundial a personas y bienes de nacionalidad española en La Línea de la Concepción, así como otra clase de daños causados por hechos de guerra a personas y bienes españoles en el territorio de soberanía española o en el mar. Esta cantidad serviría para amortizar parte de la deuda contraída por España ante Italia durante la Guerra Civil. En consecuencia, el Estado español se tendría que hacer cargo de hacer efectivo el pago de las indemnizaciones a las familias de los fallecidos, de los gastos médicos de los heridos y a la restitución a los afectados por la pérdida de sus bienes.

Andalucía ADN

Wikipedia. Bombardeo de la La Línea

Cuando La Línea de la Concepción fue bombardeada por error durante la IIGM

 

Bombardeo de La Línea en la II Guerra Mundial (12 julio de 1941)

170717 Perejil

El Español. 14.07.2017

El coronel Santacreu recuerda para EL ESPAÑOL cómo fue su despliegue en el islote, del que se cumplen 15 años. Levantaron fortificaciones y se protegieron de una posible ofensiva marroquí.

 01:47

 

Gonzalo Araluce  @GonzaloAraluce

 

La premisa es clara: que Marruecos no invada de nuevo Perejil. Cueste lo que cueste. Son las ocho de la mañana del 17 de julio de 2012 -fecha de la que se cumplen 15 años- y un equipo de operaciones especiales del Ejército español acaba de capturar a los seis soldados marroquíes que desde el 11 de julio habían tomado el islote, en una crisis diplomática entre Madrid y Rabat que ha rozado un enfrentamiento bélico. Ahora es el turno de 75 legionarios, comandados por el coronel Javier Santacreu. Relevarán al equipo anterior, fortificarán el emplazamiento y evitarán una posible contraofensiva. Viajan desde Ceuta a bordo de helicópteros HU-21 con destino a Perejil. Apenas han levantado el vuelo cuando de forma espontánea elevan la voz por encima del ruido de las hélices y del viento:

“El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde”.

Recitan el credo legionario, donde se enumeran las máximas que, según la tradición del cuerpo militar, debe de tener cualquiera de sus soldados. Los designados para proteger Perejil están enardecidos, se sienten orgullosos de formar parte de la misión: “La bandera de la Legión será la más gloriosa porque la teñirá la sangre de sus legionarios”, apuntalan con voces solemnes.

“Lo recuerdo y se me pone la piel de gallina”, afirma el coronel -entonces comandante de infantería- Javier Santacreu del Castillo. Él estaba al mando de aquel contingente compuesto por 75 legionarios que protegió la isla tras la expulsión de los soldados marroquíes. Sus hombres estaban preparados para todo. Hicieron un fortín de aquel peñón de 150 metros cuadrados y durante tres días lo protegieron de una posible contraofensiva sobre Perejil.

 

 

o por

Santacreu, de 57 años, revela a EL ESPAÑOL y por primera vez cómo fueron las 85 horas que pasaron en el islote [desde las 8.00 del 17 de julio hasta las 21.00 del 20], dispuestos “a protegerlo con sus vidas”. Habla con indiscutible acento tinerfeño, de donde es natural.

El coronel Santacreu estaba al mando de aquel contingente compuesto por 75 legionarios que protegió la islahttp://s2.eestatic.com/2017/07/14/actualidad/Actualidad_231239772_39682979_855x1140.jpg 855w, http://s6.eestatic.com/2017/07/14/actualidad/Actualidad_231239772_39682978_1280x1706.jpg 1280w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

El coronel Santacreu estaba al mando de aquel contingente compuesto por 75 legionarios que protegió la islaDiario de Avisos

-¿Realmente era posible que Marruecos lanzase una ofensiva sobre Perejil?

-Ni pensábamos en la contraofensiva ni la descartábamos: estábamos para cumplir con la misión que se nos había encomendado. Uno de mis legionarios dijo: “Estamos preparados para proteger la isla. Si quieren venir, que vengan, que nosotros estamos preparados”. Ese era el sentimiento que teníamos todos, hay que estar dispuesto para lo peor.

“Ya estábamos preparados”

El coronel Santacreu estaba destinado en el II Tercio Duque de Alba de la Legión (Ceuta). Desde allí habían seguido con especial interés (por la proximidad geográfica) la escalada de tensión que se había desatado en torno a la isla de Perejil, la mayor crisis diplomática entre Madrid y Rabatde las últimas décadas.

Marruecos no ofreció explicaciones concisas sobre la ocupación de Perejil. Posiblemente fue su respuesta a la decisión de José María Aznar de apoyar el plan Baker sobre el Sáhara occidental, una salida auspiciada por la ONU para la autodeterminación de esta región que había levantado ampollas en el Gobierno marroquí. O quizá fue por los últimos rifirrafes sobre las aguas pesqueras que compartían España y Marruecos. Fuese por lo que fuese, el rey Mohammed VI arengó a su pueblo con la reivindicación de los territorios que, a su juicio, estaban ocupados por España. Y el 11 de julio, por la mañana, el islote de Perejil amaneció ondeando con dos banderas marroquíes.

Una patrullera de la Guardia Civil se aproximó hasta la isla para preguntar a sus ocupantes el motivo de aquel gesto. Cuál fue su sorpresa cuando vieron que aquellos hombres estaban armados con rifles kalashnikov y que les amenazaron con dispararles “por error” si no se marchaban inmediatamente.

Aquel fue el inicio de un conflicto diplomático sin precedentes, con una isla de 150 metros cuadrados como epicentro de un terremoto que sacudió España, Marruecos y a sus aliados. El diálogo a ambos lados del Estrecho fue infructuoso y el Gobierno español, con José María Aznar a la cabeza y Federico Trillo como titular de Defensa, optaron por la intervención militar.

Al coronel Santacreu no le sorprendió que le avisaran para participar en aquella misión:

-¿Creía que podía darse una intervención militar como la que finalmente se desencadenó?

-Tuve conciencia de que aquello no lo paraba nadie en la tarde del 15 al 16, cuando me informaron de que la operación se ponía en marcha si los marroquíes no se iban antes de una determinada hora. Llegó la noche y supe que todo seguiría adelante.

-¿Fue entonces cuando avisó a su batallón?

-No. Reuní a los capitanes y les conté la situación, pero les pedí que no se lo contaran a nadie. Quería que los legionarios estuvieran tranquilos, que fuera una jornada habitual. Ellos ya estaban preparados, porque habíamos dibujado la silueta de Perejil en la explanada de la base y habíamos ensayado mil veces cómo tendríamos que movernos. Lo teníamos todo mecanizado, así que no había por qué alertarlos.

'Tato' está en la isla

El conflicto de Perejil entre España y Marruecos se quedó en nada, pero la tensión diplomática  ascendió hasta límites insospechados.http://s4.eestatic.com/2017/07/14/actualidad/Actualidad_231239793_39683543_854x640.jpg 854w, http://s4.eestatic.com/2017/07/14/actualidad/Actualidad_231239793_39683542_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

El conflicto de Perejil entre España y Marruecos se quedó en nada, pero la tensión diplomática ascendió hasta límites insospechados.Cedida

Llega el día D, el 17 de julio. Son las cuatro de la mañana y todo está dispuesto para intervenir sobre Perejil. En Facinas, una pedanía de Tarifa (Cádiz), aguardan los soldados españoles que, a bordo de seis helicópteros, están a punto de tomar la isla. En Ceuta, el coronel Santacreu despierta a sus soldados, los 75 elegidos para fortificar el islote tras su liberación. Arranca una carrera contrarreloj en el cuartel de la Legión, preparando los equipos y ultimando los detalles de la operación.

A las 6.45 se escucha un ruido de hélices. En lontananza se ven los helicópteros HU-21 que han dejado en Perejil al equipo de operaciones especiales encargado de su liberación. Los pilotos de las aeronaves traen noticias que les hacen estallar en júbilo: los seis marroquíes que ocupaban la isla han depuesto las armas y en ella ya ondea la bandera española.

En mitad de esa celebración, el coronel Santacreu da una última orden a un comandante: “Dile a Susi [su mujer] que, cuando lleguemos, soy yo el que está en la isla”. En ese momento también se acuerda de sus tres hijos, Carlos, Ignacio y Lucía, de 11 años, 9 y 1. “No te preocupes, Tato [como cariñosamente llamaban al militar], yo se lo diré”, le prometió su compañero. A partir de aquí, asegura Santacreu, sólo pensará en el éxito de la misión, sin margen para reflexiones personales.

Rumbo a Perejil

Al coronel Javier Santacreu todavía se le quiebra la voz cuando recuerda a sus hombres recitando de forma espontánea el credo legionario -una lista de premisas que vertebran el espíritu del cuerpo militar- a bordo de los helicópteros HU-21 que les transportaron desde Ceuta a Perejil: “Fue algo espectacular”.

La solemnidad y el fervor castrense invaden el interior de las aeronaves. Son las ocho de la mañana. Los 75 legionarios aseguran que van dispuestos a morir y no saben cuándo regresarán: “Hasta estar seguros de que Marruecos no vuelve a Perejil”, recuerda el coronel Santacreu.

-¿Qué se siente en ese momento?

-El espíritu era tremendo. Los legionarios estaban completamente emocionados.

-¿Tenían alguna inquietud, algún temor?

-Llevábamos mucho tiempo pensando en si se iba o no se iba a Perejil, pero esas inquietudes desaparecen cuando te pones en marcha. Piensas en llegar lo antes posible y en hacerlo todo bien. Lo más importante era regresar todos en caso de que pasara algo.

-¿No tenían miedo de volar hasta Perejil? Había varios buques y patrulleras marroquíes que protegían la isla.

-Sí, había buques de ellos, pero también nuestros. Pero cuando uno va a una situación de combate no se piensa en eso. Se piensa en que tengamos suerte, en que se pueda aterrizar. Nuestra mayor inquietud es que no abriesen fuego contra nosotros al pasar por Punta Leona [enclave marroquí junto al Estrecho] donde tenían una batería antiaérea.

Pese a estas preocupaciones, los 75 legionarios llegaron a Perejil de una pieza, dispuestos a proteger el islote ante cualquier amenaza.

El gobierno de la isla

Soldados españoles quitando la bandera de Perejil.http://s3.eestatic.com/2017/07/14/actualidad/Actualidad_231239810_39684002_854x640.jpg 854w, http://s3.eestatic.com/2017/07/14/actualidad/Actualidad_231239810_39684001_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Soldados españoles quitando la bandera de Perejil. Efe

“Cuando llegamos a la isla me llevé una alegría tremenda. Allí estaba el equipo de operaciones especiales que la habían liberado. Saludé al comandante Antonio García Navarro, quien los lideraba. Vi la bandera de España izada y entonces me di cuenta de que todo había salido bien, que confiaban en nosotros para defender Perejil. Se me pusieron los pelos de punta. Ellos se marcharon de la isla y también los helicópteros. Nos quedamos sólo los 75 legionarios”.

El coronel Santacreu da órdenes claras. Divide a los soldados en dos grupos, cada uno liderado por un capitán, y les pide que fortifiquen la isla: “Todo eran rocas. Llevábamos picos y palas, y fue difícil levantar puntos de protección en un territorio tan duro. Estudiamos los lugares clave en los que podíamos tener más visibilidad y que nos brindaban más defensa”. A lo lejos, en la línea del horizonte del mar, se ven las embarcaciones de guerra marroquíes.

También se establecen prioridades. Todos los días aparecerá un helicóptero que les traerá provisiones. “Sobre todo agua y munición”, advierte Santacreu. Sin comida, afirma, se puede vivir; pero el agua es imprescindible. Y con el posible enemigo a tiro de piedra es conveniente recibir todo el armamento posible.

-¿De qué se habla en esos momentos?

-No hablábamos mucho más que de seguir fortificando. Teníamos alguna conversación a partir de las informaciones que escuchábamos por la radio, pero casi todo se centraba en la defensa de la isla.

Accidentes inesperados

Pasa la noche en la isla: “Saco de dormir y el cielo por techo”. Un tercio de los efectivos -25 de los 75 legionarios- la pasa haciendo guardia. Amanece el 18 de julio. Es el día en el que Javier Santacreu cumple 42 años, pero en Perejil no hay ninguna celebración. “No se lo dije a nadie”, afirma el militar. “Tampoco me acordé, mi propósito era tener a mis hombres ocupados. En cualquier caso, el regalo ya me lo habían dado hecho. Estar allí es todo lo que podía pedir”.

El trabajo en la isla es febril. “Fue un poco duro por la climatología, que quizá no llegaba a los 30 grados, pero había una humedad increíble”, señala Santacreu. Levantar parapetos de piedra se ha convertido en una labor obsesiva. Con el rabillo de lejos observan los movimientos de los barcos marroquíes.

Pese al orden castrense que impera en la isla no se pueden controlar todos los contratiempos. Uno de los hombres que se encuentra trabajando en los parapetos sufre un accidente y su dedo queda aplastado bajo una piedra. “Tranquilo, en el siguiente helicóptero que llegue podrás regresar a Ceuta para que te curen como es debido”, le dijo Santacreu. “De aquí no me muevo, mi comandante”, respondió el legionario.

José María Aznar, con las tropas que participaron en la misión de Perejil.http://s3.eestatic.com/2017/07/14/actualidad/Actualidad_231240106_39691995_854x640.jpg 854w, http://s3.eestatic.com/2017/07/14/actualidad/Actualidad_231240106_39691994_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

José María Aznar, con las tropas que participaron en la misión de Perejil. Cedida

Esa adversidad conduce a otra. Alguien informa a Santacreu de que otro de sus soldados y la pareja de éste habían perdido a su hijo por un aborto inesperado dos días antes de tomar Perejil. “Podrás regresar a tu casa, a Málaga, para cuidar de tu novia”. La respuesta del soldado fue similar: “Mi comandante, no me voy de la piedra hasta que nos vayamos todos”.

-¿Tan comprometidos estaban?

-Más todavía. Se siente mucho orgullo.

La retirada de Perejil

Los trabajos dan sus frutos. Los militares marroquíes observan desde sus embarcaciones que Perejil se ha convertido en un enclave fortificado. Los 75 legionarios han levantado parapetos y mantienen una posición defensiva. Saben que, en caso de lanzar una contraofensiva sobre la isla, tendrán que luchar contra esos ardientes soldados dispuestos a proteger la posición con su vida.

El escenario diplomático también hierve en ebullición. Los hombres de Santacreu son ajenos a las conversaciones entre el Gobierno de José María Aznar y el de Mohammed VI, a quienes no les ha quedado más remedio que sentarse a dialogar tras la intervención militar del 17 de julio, en el que España retomó la isla por la fuerza. Han pasado tres días desde entonces y las posturas por fin van acercándose.

El 20 de julio, a media tarde, Madrid y Rabat alcanzan un acuerdo: los legionarios abandonarán la isla de forma inminente y retirarán la bandera española. Perejil volverá a ser español y se comprometen a revisar sus relaciones diplomáticas con el ánimo de aliviar todas las tensiones

La retirada de la bandera

La operación Romeo-Sierra arrancó a las seis de la mañana del 17 de julio de 2002 en Perejil. El objetivo era recuperar el islote.http://s4.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229488899_38827922_640x360.jpg 640w, http://s2.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229488899_38827921_854x480.jpg 854w, http://s3.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229488899_38827920_1024x576.jpg 1024w, http://s5.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229488899_38827919_1706x960.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

La operación Romeo-Sierra arrancó a las seis de la mañana del 17 de julio de 2002 en Perejil. El objetivo era recuperar el islote.Olga Zabalza

Santacreu recibe el mensaje: “Tendrán que irse antes de las 21.00 horas”. La noticia desencadena la locura en Perejil. Hay que recoger todo el armamento y toda la munición en cuestión de horas. También destruir los parapetos y fortificaciones para no dar facilidades al enemigo, en caso de que vuelvan a ocupar el islote.

-¿Cómo actuaron entonces?

-Era importante tener las cosas claras, porque era mucho trabajo para poco tiempo. En unas horas retiramos todo el material de una isla que en los últimos días habíamos convertido en una pequeña ciudad. También destruimos todas las fortificaciones. Todos sabían lo que tenían que hacer. Pero por encima de todo teníamos una cosa clara: que la bandera española ondease hasta el último momento. Y lo conseguimos. A las 20.00 llegaron los helicópteros y cargamos todo a bordo. Si teníamos que irnos a las 21.00, no entré en el helicóptero hasta las 20.55. Yo fui el último en montarme y fui yo quien cogió la bandera.

-Fueron 85 horas en la isla, desde las 8.00 del 17 de julio hasta las 21.00 del 20.

-Volvimos cansados, pero más que satisfechos. La escena a bordo de los helicópteros era muy diferente a la del viaje de ida. Íbamos en silencio, pero orgullosos. Era un momento solemne. Habíamos hecho lo posible por proteger Perejil y habíamos cumplido con nuestra misión. Y lo más importante de todo: llegamos todos de vuelta y sin producirse ninguna baja. Para un comandante de la Legión [refiriéndose a él mismo] no hay mayor satisfacción.

En la memoria de Santacreu aún están grabados a fuego los abrazos con su mujer, Susi, y sus tres hijos al regresar a Ceuta: “Me veían un poco como a un héroe”. Fueron días en los que las miradas de la comunidad internacional se centraron en un islote que, hasta entonces, muy pocos conocían. Quizá alguna pastora de ovejas que llevaba allí su rebaño a pastar, y poco más. Pero esos días Perejil fue el epicentro de un conflicto que rondó unas consecuencias imprevisibles entre Madrid y Rabat.

Santacreu respira hondo antes de hacer una valoración de aquellos acontecimientos, de los que esta semana se cumplen 15 años, y responde con profundo sentimiento castrense: “Fue histórico y quién sabe lo que pudo pasar. Lo único sobre lo que tengo una certeza es la satisfacción de la misión que cumplieron mis legionarios. ¿Si lo volvería a repetir? Todas las veces que hicieran falta”.

 

170709 Perejil

OPERACIÓN ROMEO-SIERRA

La reconquista de Perejil como nunca se contó: hablan los 'héroes'

Cinco protagonistas de aquella operación detallan a EL ESPAÑOL por primera vez cómo fue aquella misión, su miedo a ser tiroteados al sobrevolar el Estrecho y a que se desatase una guerra con Marruecos.

 03:28

  1. 1.

 

Son las seis de la mañana del 17 de julio de 2002 en Perejil. El teniente Fernando Jordá, tirador de precisión del Ejército español, salta desde su helicóptero. Es el primer hombre que pone pie sobre el islote. En el horizonte empieza a clarear la luz del sol. El viento es sobrecogedor. Jordá ve cómo sus 27 compañeros saltan a poca distancia de su posición. Uno de ellos cae mal y se parte la rodilla. Pero los efectivos tienen clara su misión: hay que seguir adelante y capturar a los efectivos marroquíes que han capturado el peñón de soberanía española. Todo ello con una máxima: “Cero bajas”, les ha transmitido José María Aznar a través de su ministro de Defensa, Federico Trillo. Deben actuar rápido, con precisión quirúrgica. Quién sabe qué consecuencias puede tener una actuación accidentada.

 

Ese preciso instante refleja el punto álgido de una escalada en las tensiones diplomáticas entre Rabat y Madrid con pocos precedentes. Habría que remontarse a la Marcha Verde, el 6 de noviembre de 1975, para encontrar otro episodio que estuviese tan cerca de desembocar en un conflicto de tintes bélicos entre ambos países.

PUBLICIDAD

La operación Romeo-Sierra arrancó a las seis de la mañana del 17 de julio de 2002 en Perejil. El objetivo era recuperar el islote.http://s4.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229488899_38827931_854x640.jpg 854w, http://s5.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229488899_38827930_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

La operación Romeo-Sierra arrancó a las seis de la mañana del 17 de julio de 2002 en Perejil. El objetivo era recuperar el islote.Olga Zabalza

Marruecos no ha explicado qué hacen en Perejil un puñado de sus hombres desde el 11 de julio. Quizá sea su respuesta a la firme postura de José María Aznar de apoyar un plan de autodeterminación del Sáhara occidental; o puede que sea una orden directa del rey Mohammed VI a raíz de la disputa sobre las aguas pesqueras que mantienen ambas partes.

Sea como fuere, Ana Palacio, entonces ministra de Exteriores, no ha logrado convencer a Rabat para que los soldados marroquíes depongan las armas, retiren sus banderas del islote y se retome el status quo previo a la invasión de Perejil. El Gobierno de Aznar cree que no hay más remedio que una intervención militar para resolver el conflicto.

 

Este relato empieza a las cinco de la mañana en Facinas, una tranquila pedanía de Tarifa (Cádiz) que bulle en efervescencia. Se arremolinan un puñado de soldados españoles, alrededor de 200, en una escena insólita. Se mueven nerviosos, se abrazan emocionados. Muchos son veteranos de Afganistán, de Bosnia, de Kosovo... pero la misión a la que se van a enfrentar es mucho más incierta. "No tenemos la certeza absoluta de cuántos nos esperan", advierten con solemnidad. Algunos han escrito cartas de despedida, por lo que pueda pasar.

Fotografía del islote desde uno de los helicópteros de la misión. Tomada el 17 de julio de 2002.http://s1.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489038_38831738_854x640.jpg 854w, http://s6.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489038_38831737_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Fotografía del islote desde uno de los helicópteros de la misión. Tomada el 17 de julio de 2002. Cedida

28 soldados partirán rumbo a Perejil, a 36 kilómetros de distancia; los demás permanecerán en retaguardia, por si ocurre la fatalidad y hay que enviar más efectivos. No saben cómo se comportará el enemigo, que ha rodeado el islote de incontables embarcaciones armadas. "No es tanto el miedo por lo que nos vamos a encontrar en la isla como por lo que puede haber detrás", explican los militares españoles, a punto de sobrevolar el Estrecho a bordo de seis helicópteros. Se ultiman los detalles de la misión.

"Si algo sale mal... puede pasar cualquier cosa", recuerdan los protagonistas de aquella historia. Ahora cuentan a EL ESPAÑOL la operación -de la que se cumplen 15 años- como nunca se había narrado. Se pintan la cara con pintura de camuflaje y revisan sus equipos. Algunos se concentran únicamente en la misión; otros piensan en sus familias. Son los últimos segundos antes de recibir la llamada definitiva de la Moncloa que les ordene la reocupación de Perejil.

A continuación, reproducimos los testimonios de cinco soldados españoles que participaron en la tome del islote. Su relato personal, sus inquietudes y reflexiones vertebran el transcurso de una operación sin antecedentes en la historia de las Fuerzas Armadas. Sus rangos, destinos y edades aparecen reflejados tal y como figuraban en la mañana del 17 de julio de 2002.

"A LA TERCERA FUE LA VENCIDA"

Antonio García Navarro es comandante. Era el jefe de la compañía de Operaciones Especiales,  la que saltaría sobre la isla y capturaría a los marroquíes que la habían tomado.http://s3.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489099_38833385_854x640.jpg 854w, http://s1.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489099_38833384_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Antonio García Navarro es comandante. Era el jefe de la compañía de Operaciones Especiales, la que saltaría sobre la isla y capturaría a los marroquíes que la habían tomado.Cedida

Comandante Antonio García Navarro, jefe de la compañía de Operaciones Especiales. "Cuando me alertaron de que teníamos que irnos a Perejil yo estaba con mis hijos en la piscina. ¡Era la tercera vez que nos activaban para tomar la isla! La primera fue la misma tarde del 11 de julio, cuando los marroquíes ocuparon la isla. Menos mal que no lo hicimos, porque el plan estaba todavía muy cogido con alfileres. En la segunda ya habíamos montado en el helicóptero y dimos media vuelta a mitad de camino; quién sabe por qué se abortó. La tercera fue la definitiva.

Yo era el jefe de la compañía de Operaciones Especiales que saltaría sobre la isla y que capturaría a los marroquíes que la habían tomado. Habíamos propuesto tres líneas de acción: llegar en barco, en helicóptero o por vía submarina. Finalmente se optó por el helicóptero por ser lo más práctico, la opción que más posibilidades tenía de éxito.

En Facinas, a punto de embarcar en las aeronaves para ir a Perejil, teníamos la sensación de que todo era real, que además estábamos sometidos a unos factores externos que no controlábamos nosotros. Yo estaba casado y tenía dos hijos. En ese momento te acuerdas de ellos en un doble sentido: en la alegría que será compartir con ellos el éxito de la misión y en las consecuencias trágicas de que algo salga mal. Ellos no sabían nada, nuestra máxima era llevar la operación con el mayor sigilo posible".

"MI MUJER NO SABÍA QUE IBA A PEREJIL"

El Capitán Santiago Fernández Ortiz-Repiso era el piloto del helicóptero 'señuelo'.  "Si los marroquíes disparaban, mejor que fuese contra nosotros".http://s1.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229488971_38829902_854x640.jpg 854w, http://s2.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229488971_38829901_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

El Capitán Santiago Fernández Ortiz-Repiso era el piloto del helicóptero 'señuelo'. "Si los marroquíes disparaban, mejor que fuese contra nosotros".Jorge Barreno

Capitán Santiago Fernández Ortiz-Repiso, piloto del helicóptero 'señuelo'. "Entonces tenía 33 años. En los días previos a la intervención jamás pensé que el conflicto diplomático pudiese derivar en un movimiento militar de esa envergadura. Estaba estudiando para el ascenso a comandante y llevé conmigo durante toda la operación los apuntes para mis exámenes, pensando que se trataría de una movilización como otra cualquiera. Pero en Facinas ya sabíamos que tendríamos que ir hasta Perejil y cuál sería nuestra misión.

A mí me tocó llevar el helicóptero que iba en cabeza, lo que es una enorme responsabilidad. Éramos el señueloSi los marroquíes disparaban, mejor que fuese contra nosotros, que no llevábamos a bordo a los soldados que tomarían la isla. Llevábamos incorporado un sistema de megafonía para instar a los militares que ocupaban Perejil a que se rindiesen: lo haríamos por un extremo de la isla para atraer su atención y que los demás pudiesen saltar sobre la isla por el otro extremo.

Con nosotros iba a venir un intérprete del Mando de Operaciones Especiales, que creo que iba a hablar en árabe, pero el CNI (Centro Nacional de Inteligencia) no le autorizó a que viniera. Al final llevamos a un capitán para conminar a la rendición en español y en francés. ¡No tenía ni asiento! Le colocamos en la balsa de emergencia, se la atamos al pie y le dijimos: “Si nos caemos al Estrecho, tú tira de aquí [hace el gesto de tirar de una cuerda] y agárrate a la balsa”.

No sabíamos qué nos íbamos a encontrar. Tuve un momento en el que pensé en mi familia. Pensé en llamar a mi mujer, Isabel. Entonces teníamos dos hijos, Isabel y Santiago, de 5 y 3 años. Pero era de madrugada. ¿Cómo iba a llamar? ¿Qué le voy a decir? ¿“Te quiero mucho”?. “Estás loco”, me diría [risas]. Además, que ella no sabía que iba a ir a Perejil, creía que estaba en una movilización rutinaria.

Llegó la orden de despegar. Recuerdo los abrazos. Íbamos tan equipados que parecíamos osos [hace el gesto de caminar con torpeza]. Fue un momento complicado, pero también muy emotivo. Nuestra conciencia colectiva nos decía que nos podían derribar en cualquier momento".

"SEÑORES, YO ME TENGO QUE IR"

Fernando Jordá es tirador de precisión. Fue el primer hombre en pisar Perejil en aquella misión.http://s2.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489011_38831009_854x640.jpg 854w, http://s4.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489011_38831008_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Fernando Jordá es tirador de precisión. Fue el primer hombre en pisar Perejil en aquella misión. Jorge Barreno

Teniente Fernando Jordá Sempere, tirador de precisión y primer hombre que pisó Perejil. "Tenía 42 años y era instructor de los GOE (Grupo de Operaciones Especiales), y un mes antes, en junio, estuve instruyendo en Alicante a un grupo de soldados marroquíes. Las relaciones eran las habituales hasta que de pronto todo estalló con Perejil. ¿Cómo íbamos a esperar que fuese a ocurrir algo así?

Cuando comenzó la escalada de tensión, desde el equipo de operaciones especiales llevábamos días entrenándonos por si teníamos que intervenir en Perejil. Los elegidos para saltar sobre la isla éramos 28: 24 de nuestra unidad y otros cuatro de infantería de Marina, una cifra muy superior a la hipotética fuerza marroquí. Habíamos diseñado un programa en tres dimensiones que recreaba la isla de Perejil y trabajamos sobre esos planos. Repetimos los movimientos hasta la saciedad para que después, en el momento real, actuásemos con certeza.

Me llamaron en la noche del 16 para que fuese corriendo a la base militar. Justo había quedado con mi mujer, Carmina, para celebrar su santo, y con un grupo de amigos. Cogí el teléfono en mitad de la cena me marché corriendo. “Señores, yo me tengo que ir”, les dije. Me sirvió para no tener que pagar la factura [se ríe con una carcajada profunda]. Mi mujer se quedó ahí. Me fui a casa, a ducharme y demás. En previsión de lo que iba a pasar, le dejé en la mesita de noche un regalo, unas joyas.

Llegamos a Facinas previa escala en Sevilla. Veía a mis hombres y era gente muy preparada, me daban mucha confianza. Son momentos en los que no piensas en la familia, sino en repasar lo que has estudiado una y mil veces. Por fin nos dieron el 'go', la orden de embarcar en los helicópteros y volar rumbo a Perejil".

"NOS PUSIMOS LA PINTURA DE GUERRA"

La teniente Arancha Posadas fue una de las enfermeras de la misión.http://s2.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489013_38831063_854x640.jpg 854w, http://s1.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489013_38831062_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

La teniente Arancha Posadas fue una de las enfermeras de la misión. Jorge Barreno

Teniente Arancha Posadas Rodríguez, puesto de enfermero en el GOE. "Tenía 27 años, estaba soltera y sin hijos, pero tenía una visita de mi sobrino -de 17 años- cuando me movilizaron para irme a Perejil. Mi base estaba en Alicante y le había llevado al parque de atracciones de Terra Mítica a pasar el día. ¡Tuvimos que volver corriendo! A mis padres no les dije nada de dónde iba. No había tanta pasión por el móvil como ahora. No había Facebook, WhatsApp…

El equipo sanitario lo componíamos un médico y un enfermero, que era yo. En Facinas comprobamos el material que llevábamos. Básicamente lo que puede pasar es que a alguien le peguen un tiro, así que llevábamos lo suficiente para cortar una hemorragia, mantener una vía abierta por si hay que aplicar sueros, medicación… y poquito más. Recuerdo el peso del chaleco antibalas. ¡Era una barbaridad!

Nos pusimos las pinturas de guerra: "Píntame", "te pinto yo". En esos momentos no se vive miedo, sino adrenalina. La adrenalina hace que no sientas ni frío ni calor… Es una cosa extraña porque no estamos habituados. Veía a mis compañeros y me daban mucha confianza. Sabía que iba con los mejores".

"CASI ESTÁBAMOS DESEANDO QUE SE ABORTASE LA OPERACIÓN"

El Comandante Vicente León Zafra era el jefe del escuadrón de helicópteros en aquella misión. "No sabíamos cuántas personas podía haber en la isla".http://s4.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489027_38831441_854x640.jpg 854w, http://s6.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489027_38831440_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

El Comandante Vicente León Zafra era el jefe del escuadrón de helicópteros en aquella misión. "No sabíamos cuántas personas podía haber en la isla".Jorge Barreno

Comandante Vicente León Zafra, jefe del escuadrón de helicópteros. "No sabíamos cuántas personas podía haber en la isla. Durante los días previos al asalto, llegaron a estar más de 20 soldados marroquíes. En Facinas ya habíamos hablado de cómo sería el asalto a Perejil. Mis superiores querían que fuésemos desde el este, pero eso era imposible porque el viento soplaba precisamente a nuestra cola, y eso hace que caigamos en picado. Finalmente se decidió que fuésemos seis helicópteros: en tres de ellos, modelo Cougar, viajaría el personal del GOE [Grupo de Operaciones Especiales, los guerrilleros que debían saltar sobre la isla], otros dos HU-21 brindarían protección y el sexto, también HU-21, abriría la comitiva y haría de señuelo para atraer las posibles miradas del enemigo.

A todo esto, mi mujer, Encarna, no sabía para nada que yo estaba allí. Le llamé para desearle buenas noches y me guardé el teléfono móvil en el bolsillo de la camisa, con la mala suerte de que no le di bien al botón de colgar. ¡Imagínese! Tanto lío para que nadie se enterase de lo que estábamos a punto de hacer y ella escuchó todo al máximo detalle. ¡Casi me mata!

En Facinas había una calma tensa. Estábamos todos preparados, pero sin ninguna otra comunicación que un teléfono Iridium que conectaba con presidencia del Gobierno y que no podía ser detectado por los sistemas de comunicaciones marroquíes. Casi estábamos deseando que se abortara, porque era nuestra vida la que salía hacia lo desconocido. La incertidumbre era tremenda. La saliva se seca. Quien diga que no, está equivocado. Y he estado en misiones difíciles, pero la sensación de aquella noche no ha sido la misma jamás.

Al final suena el teléfono y nos dicen: “Adelante”. Habían pasado las 5.30 de la mañana y enseguida pusimos todo en marcha. Pero había un problema: un viento tremendo, que dificultaba el arranque de los helicópteros, de más de 50 nudos [unos 90 kilómetros por hora]. "¡Mi comandante, no podemos!", me dijeron los otros pilotos. ¡Tuvimos que hacer lo imposible para arrancarlos! En ese momento ya no hay marcha atrás, te lanzas al vacío y confías en que todo salga bien".

"UN 'TENTEBALA' PARA PROTEGERME"

Vicente León Zafra con su mujer y su hija, tras volver de la operación. Se dejó el móvil encendido y ella escuchó prácticamente todo. "¡Casi me mata!".http://s1.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489045_38831927_854x640.jpg 854w, http://s1.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489045_38831926_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Vicente León Zafra con su mujer y su hija, tras volver de la operación. Se dejó el móvil encendido y ella escuchó prácticamente todo. "¡Casi me mata!".Cedida

Capitán Ortiz-Repiso, helicóptero señuelo. "Lo del Estrecho era terrible, porque todavía era de noche y ya empezaba a clarear, que es el momento más complejo para las gafas de visión nocturna. Bajamos a 50 pies [unos 15 metros sobre el nivel del mar, para no ser detectado] e íbamos en silencio sepulcral. Había un despliegue de barcos en el Estrecho muy grande. ¡Había miles de barcos! Teníamos un plano de las embarcaciones, pero era estático y en el mar se movían. Sabíamos dónde podían estar los nuestros, los de la Armada española, y los de Marruecos, pero ya todos se habían movido. También había cargueros y demás.

En ese silencio nos topamos con una patrullera marroquí. Tenían un cañón de 20 mm. La sensación que te da es de una amenaza tremenda. Nos iluminaron con un foco de luz que nos cegó. Empezaron a preparar sus armas. Eso, en las reglas de enfrentamiento, es motivo suficiente como para hacer fuego. Tenía el dedo en el gatillo. No sólo era la amenaza contra nosotros, sino también sobre mis compañeros que venían volando detrás.

En ese momento no piensas en tu familia ni en nada, sólo en que todo salga bien. Es curioso, pero en ese vuelo y en todos en los que hago llevo conmigo un regalo que me hizo un amigo de la promoción, un tentebala, una imagen del Sagrado Corazón a la que le pides “detente, bala”, que te proteja de un posible ataque.

Fue muy complicado, porque hacer fuego cuando sientes la amenaza es lo más fácil, pero la máxima era que hubiese cero bajas. Hicimos movimientos esquivos. Si hubiesen hecho fuego, habríamos respondido. Se aguantó porque queríamos que la operación fuese quirúrgica".

"VÁMONOS PARA ATRÁS, QUE NOS DAN"

Comandante León Zafra. "Yo iba todo el rato pensando en mi hija, Ana, que tenía dos añitos. Despegamos los seis helicópteros. A mí no me gusta hablar por radio y nos pusimos muy bajos, a unos 50 pies [15 metros sobre el nivel del mar] porque no sabíamos si nos estaban captando. Así no captarían nuestra señal. Lo malo es que tampoco nos captaban los nuestros y la incertidumbre del Gobierno en esos diez minutos fue tremenda, lo pasaron tremendamente mal.

A mitad de recorrido, a unos cuatro o cinco minutos antes de llegar, nos identifica una patrullera marroquí. Nosotros los veíamos con las gafas de visión nocturna. La patrullera creo que nos identificó por el ruido y empezó a buscarnos con el foco hasta que nos hallaron. Empezaron a quitarle los protectores al armamento, a sus ametralladoras. Nosotros veíamos que nos habían localizado y que nos podían hacer fuego, que se estaban armando.

Los soldados de la misión posan ante uno de los helicópteros que participaron en la toma del islote.http://s1.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489063_38832413_854x640.jpg 854w, http://s5.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489063_38832412_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Los soldados de la misión posan ante uno de los helicópteros que participaron en la toma del islote. Cedida

"¡Vámonos para atrás! ¡Mi comandante, que nos han visto! ¡Vámonos!", me decían mis compañeros. "¡Que nos dan! ¡Que nos están apuntando, mi comandante!". Pero por suerte hubo una embarcación nuestra que lo vio también. Esa fragata viró hacia la patrullera y la obligó a marcharse. Apagaron el foco y se largaron hacia el oeste. Ahí ya nos quedamos más tranquilos".

"DESEÁBAMOS LLEGAR PRONTO A LA ISLA"

Comandante Navarro. "La patrullera marroquí fue el punto al que había que prestar más atención. De ella dependía la seguridad de toda la misión. Cuando estábamos frente a ella nos iluminaron con su proyector. Piensas que lo que llega en ese momento es un rafagazo. Era noche cerrada y había mucho silencio. Por suerte, teníamos un plan: una corbeta española puso proa hacia la patrullera, obligando a su tripulación a cambiar el rumbo y que no tuviera línea de tiro.

En cualquier caso, los que formamos parte del equipo de Operaciones Especiales íbamos demasiado concentrados en repasar los detalles que habíamos ensayado mil veces. El vuelo no era nuestra preocupación. Deseábamos llegar pronto a la isla y poner en marcha el plan".

"UN BARCO DE LA ARMADA EMBISTIÓ AL MARROQUÍ"

Teniente Jordá. "Nosotros íbamos colgados de los patines del helicóptero con los rifles de precisión, porque ese era el único armamento que llevaban los helicópteros de transporte en los que íbamos. Todo esto ya se ha superado, pero hace 15 años… Estábamos en pañales. Cuando volamos por encima del Estrecho hubo un momento en el que pensé que terminaba como comida de los peces. Una patrullera nos apuntó con su dirección de tiro. Nos enfocaron con un foco de largo alcance. En ese momento piensas: “Aprietan el botón y a tomar por...”. Tú no tienes defensa ante eso.

En ese momento hubo una actuación de la Armada española que fue crucial. Habían puesto un barco al lado de cada barco marroquí. Cuando nos enfocaron, un barco de la Armada embistió a la patrullera enemiga y la hicieron virar y cambiar de dirección. Lo hicieron realmente bien. Cuando ves eso te das cuenta de que la cosa está funcionando. Pudimos seguir adelante.

No sé si nos hubieran disparado. Creo que los marroquíes no hacen nada sin recibir órdenes. Quizá un militar español pueda improvisar. Pero mientras comunicaban con Rabat, esperaban órdenes… También hubo guerra electrónica: anulamos las transmisiones en la zona del Estrecho. Entre sí y no, estos señores no fueron capaces de actuar".

Los militares de la operación posan con José María Aznar, en aquel entonces Presidente del Gobierno. Tan solo les dio una indicación: "Cero bajas".http://s4.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489083_38832944_640x360.jpg 640w, http://s2.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489083_38832943_854x480.jpg 854w, http://s3.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489083_38832942_1024x576.jpg 1024w, http://s3.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489083_38832941_1706x960.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Los militares de la operación posan con José María Aznar, en aquel entonces Presidente del Gobierno. Tan solo les dio una indicación: "Cero bajas".Cedida

"MIS PADRES NO PODÍAN PERDER OTRA HIJA"

Teniente Posadas. "Empezamos a sobrevolar el Estrecho y enseguida vimos una patrullera marroquí. Pero yo no sentí miedo, no sé si por algún mecanismo de defensa o algo. Sí que es para tenerlo. Luego lo piensas y dices: "Podría haber pasado cualquier cosa". Pero como estás ahí concentrado, metido en lo que tienes que hacer y demás…

Nos enfocaron y hubo un momento en el que pensé en mis padres, Ángel y Guillermina. Mi hermana había fallecido recientemente por un cáncer. Y por un segundo pensé: "Mis padres no pueden quedarse sin otra hija". Fue algo muy fugaz. Sabía que estaba con los mejores y confiaba en que todo saliese bien".

"HABÍA MARROQUÍES EN POSICIONES DEFENSIVAS"

Capitán Ortiz-Repiso. "Fuimos los primeros en sobrevolar Perejil. Pasamos por encima de la isla e hicimos una órbita completa, haciendo de señuelo. Es una técnica habitual: la combinación de la velocidad y la noche hace difícil que te den. Eso no quiere decir que un combatiente que esté acostumbrado a la guerra no te haga tiro, y si te alcanzan a menos de 300 metros derriba la aeronave. Tratamos de identificar todas las zonas en las que podía haber gente.

Habíamos visto muchas fotos de Perejil en la preparación y era exactamente como en las fotos, pero todo lo veíamos en monocromo, en verde, por las gafas de visión nocturna que llevábamos. Identificamos en la parte baja de la isla la tienda en la que se encontraban durmiendo algunos de ellos. También había otros marroquíes en posición de defensa, apostados en puestos clave.

Desde donde yo estaba vi llegar los otros helicópteros. Les dimos la autorización de toma y… El viento era fortísimo. ¡No se mataron de milagro! Vino una ráfaga tremenda y uno de los helicópteros se movió como 30 metros. Empezaron a saltar chispas. Los guerrilleros saltaban de baja altura, desde dos o tres metros, pero eso es mucho cuando llevan tanto peso encima y saltas sobre roca".

"SALTÉ Y CAÍ SENTADO"

El teniente Fernando Jordá Sempere, tirador de precisión, explica los entresijos de la toma de la isla de Perejil.http://s2.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489135_38834368_854x640.jpg 854w, http://s5.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489135_38834367_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

El teniente Fernando Jordá Sempere, tirador de precisión, explica los entresijos de la toma de la isla de Perejil.Jorge Barreno

Comandante Navarro. "Era un salto libre de unos dos o tres metros. Era imprescindible estar instruido y físicamente entrenado porque llevábamos mucho peso: armamento, chaleco, casco… Las condiciones de viento eran muy malas. De pronto, el helicóptero empezó a perder estabilidad, a subir y bajar, a subir y bajar. Era muy alarmante. No me di cuenta de una de esas subidas cuando iba a saltar. Si el director de salto no me agarra me hubiese roto por siete sitios.

Empezaron a saltar chispas por todos lados y el piloto consiguió estabilizar. Salté, perdí el equilibrio y caí sentado. En ese momento vi el helicóptero bajando hacia donde yo estaba, muy rápido y descontrolado. ¡Vi las huellas de la rueda perfectamente! Tan cerca se puso de mí. Tengo esa fotografía en mi cabeza. El piloto tuvo mucha destreza y consiguió volver a ubicarse. Me recompuse y me desplegué según estaba previsto".

"EL MARROQUÍ SE PUSO LAS MANOS EN LA CABEZA"

Teniente Jordá. "Saltamos a tierra y los tiradores tomamos posiciones. Recuerdo cuando se marcharon los helicópteros y nos quedamos. Había un infinito silencio. Tanto de decir: “¡Qué puñetas hago yo aquí!”. Pero claro, tenía que reubicarme. Estaba cerca de unas ruinas, en los restos de una antigua torre. Una paz, una tranquilidad, una calma… [risas]. Después de aquel silencio, empecé a caminar muy despacito, pa-pa, pa-pa, pa-pa [hace el ruido de pisadas]. ¡Casi me da un infarto! ¡Pisé un nido de gaviotas y empezaron a montar un lío...!

Enseguida nos centramos y localizamos a los marroquíes en la zona baja de la isla. Eran seis. Entró el equipo de acción directa, que era el que tenía que detenerlos. Los tiradores les dábamos cobertura.

Un marroquí, el que yo estaba vigilando, se escondió detrás de una roca y montó el fusil. La intención era disparar contra mis compañeros. Entonces apuntas, empiezas a apretar el disparador y… Ese fue el momento crítico de la operación. Si hubiera alguna baja se habría liado un pollo tremendo. Nosotros no queríamos eso. El marroquí tenía la intención de hacernos frente, pero debió ver que éramos muchos más. Se puso las manos en la cabeza y pensé: “Acabas de salvar la vida y también la operación”.

"NO SÉ NI CÓMO LO HICE"

Uno de los momentos de la toma del islote. En ese momento, los soldados han entrado ya en el territorio conflictivo.http://s3.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489167_38835232_854x640.jpg 854w, http://s3.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489167_38835231_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Uno de los momentos de la toma del islote. En ese momento, los soldados han entrado ya en el territorio conflictivo.Cedida

Teniente Posadas. "Habíamos visto muchas imágenes de la isla. Cuando la vimos, parecía más pequeña de lo que me había imaginado. También pensé en que iba a ser difícil saltar ahí porque era muy escarpado. A todo esto se unió el viento tan fuerte que nos golpeó. El helicóptero se movió una barbaridad y el piloto tuvo muca pericia, porque tuvo que forzar las hélices para estabilizarlo y empezaron a saltar chispas por todos lados.

Yo tenía que saltar por la puerta de la izquierda, pero con el golpe de viento me gritaron que lo hiciese por la derecha: “¡Arancha, por ahí!”. Y por ahí que fue Arancha. Tiré la mochila y después salté yo, que no sé ni como lo hice. Fue muy rápido, no me dio tiempo a pensar en nada.

Uno de mis compañeros se hizo daño al caer. Enseguida nos llamaron y fui a estabilizarle la rodilla. Se rompió los ligamentos, un buen estropicio. Con el peso que llevábamos, si no caes con los dos pies… No hablé prácticamente nada con él. Era momento de estar en silencio: “¿Estás bien? ¿Te duele algo?”, y poco más. Esos momentos sin poder hacer nada más se hacen un poco largos".

"ESTOS SE MATAN SEGURO"

Comandante León Zafra. "Entramos por un barranquito pequeño a la isla. Yo iba el segundo. Al primer helicóptero, cuando llegamos, le vino un golpe de viento tremendo y vi cómo se iba hacia arriba después para atrás, hacia donde yo estaba. ¡Se puso a unos 30 metros de mí! En ese momento el piloto forzó y consiguió que el helicóptero, en vez de ir para atrás, fuese hacia su posición. Ahí empezaron a salir chispas y pensé: “Estos se matan seguro”. El tío consiguió mantener el helicóptero y ordenamos a todos que saltaran. Alguno se hizo daño en la rodilla. Fue dificilísimo. “El fuerte viento de levante”, que dijo el ministro [Federico Trillo, al explicar el éxito de la operación ante los medios de comunicación] estuvo a punto de echar al traste la operación".

"ERAN CABRAS, NO MARROQUÍES"

Es curioso, pero en ese vuelo y en todos en los que hago llevo conmigo un regalo que me hizo un amigo de la promoción, un tentebala, una imagen del Fernández Ortiz-Repiso llevaba esta medalla consigo aquel día: "Es el Sagrado Corazón a la que le pides "detente, bala", para que te proteja de un posible ataque".http://s5.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489143_38834584_854x640.jpg 854w, http://s3.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489143_38834583_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Es curioso, pero en ese vuelo y en todos en los que hago llevo conmigo un regalo que me hizo un amigo de la promoción, un tentebala, una imagen del Fernández Ortiz-Repiso llevaba esta medalla consigo aquel día: "Es el Sagrado Corazón a la que le pides "detente, bala", para que te proteja de un posible ataque".Jorge Barreno

Capitán Ortiz-Repiso. "Conforme avanzaban nuestros guerrilleros por la parte alta de la isla, con la cámara térmica se vio que había una fuerte amenaza, unos 20 cuerpos que se movían a gran velocidad hacia ellos. Eran mucho más de los previstos, porque los informes de inteligencia decían que había entre ocho y diez marroquíes, máximo. Nuestros soldados tuvieron que tomar posiciones para parar la progresión.

Inmediatamente hicimos otra órbita a bordo del helicóptero para mirar más de cerca, extrañados de que hubiera tanta gente. Yo iba con las gafas de visión nocturna y vi un supuesto marroquí que pegó un salto de dos metros: “Esto no es normal, este no es marroquí”. ¡Eran cabras! No les disparamos de milagro, menuda escabechina habría sido".

"¡QUIETO, NO TE MUEVAS!"

Comandante Navarro. "Las órdenes eran capturar a los marroquíes. Se trataba de un punto delicado de la operación porque obligaba al contacto físico. Desde los helicópteros nos dijeron que todo estaba despejado en la parte alta de la isla y empezamos a caminar. De pronto vimos algo que se movía rápido hacia nosotros. ¡Eran las cabras! Nos llevamos un susto que quedó en anécdota divertida.

Tomamos el camino que conducía hacia la parte baja, cerca de la playa, donde se encontraban los marroquíes. Ahí nos movimos muy rápidos. Entramos en la tienda en la que se encontraban tres de ellos. No es que estuviesen durmiendo o tomando el té: estaban armados y bien despiertos. Enseguida les apuntamos y se vieron con el cuerpo lleno de puntos rojos, el láser con el que llevábamos las armas equipadas. Imagino que les impondría la superioridad numérica y de medios que llevábamos, la eficacia, nuestra buena pinta física y de equipamiento. Les gritábamos -también para imponer- que dejaran las armas: “¡Quieto, no te muevas!”, en español y en francés.

Uno de ellos, que estaba en guardia, nos dio problemas. Salió de su resguardo, levantó el cuerpo y apuntó el fusil hacia nuestro personal. Sopesamos la orden de abrir fuego contra él. Al final, él se lo pensó mejor y le capturamos.

Vicente (derecha), uno de los pilotos de helicóptero, posa con Aznar y Federico Trillo tras la misión de Perejil.http://s4.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489104_38833523_854x640.jpg 854w, http://s3.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489104_38833522_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Vicente (derecha), uno de los pilotos de helicóptero, posa con Aznar y Federico Trillo tras la misión de Perejil. Cedida

Al sexto no lo encontrábamos. Estaba escondido, quizá por pánico. Le pedimos al jefe que nos llevara hasta su posición. También le arrestamos.

Juntamos a los seis y les pusimos unas bridas en las manos para que no se pudieran mover. También una capucha negra para que no tuviesen tentación de hacer nada. Interrogamos -una actuación rutinaria- a su jefe, pero no sacamos gran información.

Antes de retirarnos, quitamos las dos banderas marroquíes y pusimos una española, en un trozo de árbol que había por ahí. Comunicamos a nuestros superiores de que todo había salido bien. Al rato llegaron los legionarios que debían relevarnos en la isla y protegerla durante los días posteriores".

"SU INTENCIÓN ERA DISPARAR"

Teniente Jordá. "Hubo un marroquí, el que yo estaba vigilando, que se escondió detrás de una roca y montó el fusil. La intención era disparar contra mis compañeros. Entonces apuntas, empiezas a apretar el disparador y… Ese fue el momento crítico de la operación. Si hubiera alguna baja se habría liado un pollo tremendo. Nosotros no queríamos eso. Tenía la intención de hacernos frente. Pero debió ver que éramos muchos más. Se puso las manos en la cabeza y pensé: “Acabas de salvar la vida y también la operación”.

Los de acción directa, que tenían que capturar a los marroquíes, bajaron por una senda que habíamos controlado que no estaba minada. Entonces empezaron ya con los gritos, en francés y en español, porque son muy bestias: “¡Manos arriba!”. Los otros, ante los gritos, se achantaron. Además llevábamos láser en las armas y vieron puntitos rojos por todos lados sobre su cuerpo. El procedimiento era ese, achantarlos y no dejarles pensar. Enseguida se entregaron, conscientes de que no podían rascar nada".

"ESTABAN PREOCUPADOS POR SUS MÓVILES"

Comandante León Zafra. "Me fui de la isla rumbo a Ceuta con los seis marroquíes en mi helicóptero. Su preocupación eran sus móviles. Tenían unos móviles en esa época que no teníamos ninguno de nosotros. Tenían el Nokia no sé cuántos. Ni la bandera, ni el armamento: “¡Mi móvil, mi móvil!”.

Cuando salgo de la isla veo que había 50 o 60 barcos, marroquíes y españoles. Tras la experiencia de la patrullera le digo al piloto: “Vamos a pasar por encima del más pequeño”, en teoría el que menos armamento podría tener. Resultó ser una patrullera de la Guardia Civil. Llegamos sanos y salvos a Ceuta".

"LA LEGION NOS RELEVÓ"

Comandante Navarro. "Un equipo de la Legión nos tenía que relevar en la isla. Llegaron a la isla y cuando bajaron… ¡Qué sorpresa! Estaban comandados por el comandante de Infantería Javier Santacreu del Castillo, que nos conocíamos desde hacía mucho tiempo. “Sois unos máquinas”, me dijo, y nos dimos un fuerte abrazo.

Nada más aterrizar en Ceuta llamé a mi mujer: “Ya ha terminado, todo ha salido bien”. Ella con risas nerviosas me dijo que se había enterado por la radio. Allí nos dedicamos por completo a trabajar. Dimos parte de todo lo que había sucedido y redactamos informes. Los seis marroquíes capturados desayunaron y fueron entregados en la frontera con Marruecos.

Llegamos a casa previa escala en Sevilla. Me reencontré con mi mujer y mis dos hijos al mediodía del 20 de julio. Tenían una gran sonrisa y mucha alegría de verme bien. Enseguida me llamaron mis amigos, todos querían quedar conmigo para que les contase, todo eran felicitaciones. Recuerdo mucho la ilusión y la satisfacción de esos días por participar en una misión tan importante".

"MI MUJER LLAMÓ HASTA A TRILLO"

La teniente Posadas también recuerda la misión a la perfección: "El equipo sanitario lo componíamos un médico y un enfermero, que era yo. Llevábamos lo suficiente para cortar una hemorragia, mantener una vía abierta por si hay que aplicar sueros, medicación...http://s5.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489170_38835313_854x640.jpg 854w, http://s1.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489170_38835312_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

La teniente Posadas también recuerda la misión a la perfección: "El equipo sanitario lo componíamos un médico y un enfermero, que era yo. Llevábamos lo suficiente para cortar una hemorragia, mantener una vía abierta por si hay que aplicar sueros, medicación...Jorge Barreno

Teniente Jordá. "En la isla estuvimos cerca de una hora. Cuando de pronto ves venir a los helicópteros, dices: “Ya está”. Pasó todo volando. Nos sacaron hasta García Aldave [la base de la Legión en Ceuta]. Después nos llevaron al Copero [base militar de Sevilla]. Estuvimos allí alertados dos días más por si se requería una segunda intervención, que finalmente no fue necesaria.

Desde ahí nos llevaron a nuestra base de Alicante, donde también estuvimos acuartelados. Fue difícil, porque todos teníamos familia y queríamos ir a casa. Para compensarlo, el general dio orden de que se preparase una fiesta. Compraron chuletas, alguna cerveza… y montamos una fiesta que no veas. Llegó el general, nos dijo que todo había terminado y la tropa le echó a la piscina con uniforme y todo.

Cuando fui a casa y me encontré con mi mujer estaba como loca de contenta. Y eso que en los días previos demostró su carácter. No sabía dónde me encontraba y llegó a llamar a Trillo pidiendo explicaciones: “¡Dónde está mi marido!” [se ríe].

Lo más importante es que una operación así, con un máximo riesgo político, salió a la perfección. Me quedo con la satisfacción de haber cumplido la misión a la perfección".

"MIS PADRES ESTÁN CURADOS DE ESPANTO"

Teniente Posadas. "En Ceuta se pusieron todos muy contentos de que todo saliera bien. ¡Nos recibieron como a héroes! Todo pasó sin darnos cuenta. Desde Ceuta, volvimos al Copero [base militar de Sevilla] y ahí empezaron a llegar compañeros que, tras la adrenalina, empezaron a sentir algunos dolores. Tobillos, rodillas, caderas… casi todo por el salto. ¡Me dolía todo a mí también! Les atendí y les di analgésicos.

Mis padres, Ángel y Guillermina, se enteraron de todo por la prensa. “Oye, que he visto a tu hija y que está bien”, les dijeron unos amigos. “¿Pero qué vas a verla, si está en Alicante?”, respondieron mis padres. “Que no, que no, ¡que está aquí!”, [hace la señal de sacar un periódico]. Ya están curados de espanto los pobres. Les llamé y les conté que todo había salido bien. Me dijeron que jamás se hubieran imaginado que estuviera ahí, pero que estaban muy orgullosos".

Los soldados que participaron en la misión, saludados al término de la misma.http://s1.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489187_38835772_854x640.jpg 854w, http://s5.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489187_38835771_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Los soldados que participaron en la misión, saludados al término de la misma. Cedida

"NOS DIERON UNA MEDALLA"

Comandante León Zafra. "Cuando terminas la misión es como cuando acabas una maratón, la satisfacción del deber cumplido. Llegas, te relajas, tienes la satisfacción y todo el mundo se va contento. Nos alegrábamos enormemente por la victoria. En los telediarios todo el mundo hablaba de Perejil. ¡Toda España estaba orgullosa!

Cuando llegué por fin a Valencia nos recibieron nuestras familias. ¡Llevaban manojos de perejil en las manos para darnos la bienvenida! Me emocioné al ver a mi mujer y a mi hija, esperándome. Todo había sido un éxito y estaban orgullosas de mí.

Cada Ejército, tanto el de Marruecos como el de España, puso casi todo lo que tenía en esa operación. Quienes la ejecutamos fuimos pocos. Nos dieron la cruz con distintivo rojo [medalla para distinguir determinadas acciones militares destacadas] a los que fuimos a la isla, pero había cantidad de gente implicada en esto".

"Mi MUJER, TODAVÍA CABREADA"

Capitán Ortiz-Repiso. "Nos desplazamos a Copero. Aún teníamos prohibido llamar o decir nada a nuestros familiares, aunque mi mujer ya sabía que yo había participado en la misión porque le había advertido mi jefe. Todavía está cabreada con eso [se ríe con una carcajada].

Los soldados de la misión plantan la bandera española en el islote.http://s2.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489042_38831846_854x640.jpg 854w, http://s2.eestatic.com/2017/07/07/actualidad/Actualidad_229489042_38831845_1706x1280.jpg 1706w" sizes="(max-width: 479px) 100vw, (max-width: 1023px) 80vw, 40vw">

Los soldados de la misión plantan la bandera española en el islote. Cedida

La noche del 17, en Sevilla, nos fuimos a cenar unos cuantos. Yo iba con mi piloto cuando cogimos el taxi. En la radio sólo se hablaba de Perejil y me daba la risa al escuchar algunas interpretaciones que no tenían nada que ver con la realidad. El taxista hablaba con mucho orgullo: “¡Hemos hecho las cosas bien!”, decía todo el rato. A mi piloto le daban ganas de decir: “¡Hemos sido nosotros!”. Le pegaba codazos para que se callase.

Llegamos a Madrid al día siguiente y muy de noche entré en casa. Todavía iba con los apuntes de mis exámenes en la mano. Eran las 0.30 o la 1.00 de la madrugada y mi mujer y mis hijos estaban todos dormidos. ¡Recibimiento magnífico!".

El Español. 09.07.2017. La reconquista de Perejil como nunca se contó: hablan los 'héroes'

Joomla Templates by Joomla51.com