180916 JA Portillo

Clavería (Cagayán), 29-08-2018

A quien leyere: “Cap. Gral. Narciso Clavería y Zaldúa”.

Figura 1

Figuras 2

 

Figuras 3

Figuras 4

Figuras 5

Figuras 6

En la mañana del Lunes 06 de Agosto marchábamos por vía terrestre desde Ciudad Quezón (Metromanila) 4 filipinos y yo mismo hacia el Norte de la isla de Luzón. En nuestro camino habríamos de atravesar las 7 provincias (Bulacán, Pampanga, Tarlac, Pangasinán, La Unión, Ilocos Sur, e Ilocos Norte), el Río Grande de Pampanga, costear la Isla de Sur a Norte y de Oeste a Este, doblando el Cabo de Bojeador, para finalmente llegar a nuestro destino el pueblo de Clavería (Cagayán); en total (600 km, en 12 h).

Ante nosotros se presentaron localidades tan singulares como: Norzagaray (Cap. Gral. y Gobernador de Filipinas) y San Rafael (bautismo de fuego del Gral. Millán-Astray) (Bulacán); México y Ángeles (Pampanga); Gerona y Moncada (Gral. Moncada) (Tarlac); Urdaneta (Agustino que realizó el 1er tornaviaje por el Océano Pacífico como ruta del Galeón de Manila) y San Quintín (victoria contra Francia en 1557) (Pangasinán); San Fernando y San Juan (La Unión); Santiago (Patrón de España) y Vigan (patrimonio de la humanidad de la UNESCO por su conservación del barrio español) (Ilocos Sur); Badoc (tierra natal del pintor hispano-filipino Juan Luna, primo de Teodorico Luna, insurrecto sitiador de la iglesia de Baler en 1898) y Laoag (Ilocos Norte); y Santa Práxedes y Clavería (Cap. Gral. y Gobernador de Filipinas) (Cagayán).

Sírvase como reflexión, que hallando cualquier municipio por la Isla de Luzón, es notorio e incuestionable que nuestros hermanos filipinos mantienen los nombres españoles por doquier como suyos propios, en unas ocasiones hasta construyéndoles monumentos, y en otras celebrando anualmente efemérides en su honor.

El 08 de Agosto tuvo lugar en el Ayuntamiento de Clavería un merecido homenaje a quien otrora fuese Gobernador, Capitán General y Presidente de la Audiencia de las Islas Filipinas (1844-1849), y que desde 1865 da nombre a su pueblo. Ante 100 personas un servidor tuvo ocasión de dar una pequeña charla en inglés sobre el Mismo, recordando su labor en el Archipiélago, sus campañas militares, logros y triunfos, condecoraciones y títulos obtenidos.

Como colofón del homenaje un grupo folclórico bailó la “Jota Claveriense”, siendo posteriormente inaugurada una modesta exposición y descubierta una réplica del Cap. Gral. Narciso Clavería y Zaldúa, cuyo original se encuentra en la Academia de Artillería del ET (SG). Ni que decir tiene, que el asombro de los asistentes en el Consistorio fue mayúsculo, quedando totalmente impresionados por un instante, y empezando a continuación una

prolongada ovación que ni los más viejos del lugar podían ni siquiera recordar.

Biografía de Narciso Clavería y Zaldúa: Bajo el Gobierno de Cap. Gral. Clavería se realizaron importantes progresos administrativos y educativos en Filipinas: se creó un nuevo Cuerpo de Seguridad, se importaron los primeros barcos a vapor, se crearon escuelas, se ordenó el Registro Civil y se declaró obligatoria la vacunación infantil.


De todas las actuaciones emprendidas por Clavería en contra de la piratería musulmana destaca la expedición militar de 1848 a la Isla de Balanguingui (Archipiélago de Joló, Mar de Sulú, al SO de la isla de Mindanao), y por cuya campaña fue premiado por el Cabildo de Manila con una espada y un bastón de mando, y las Cortes Españolas le concedieron la Gran Cruz y Banda de la Real Orden de San Fernando. Además, Clavería llevó a cabo otras campañas en Cagayán y en los Montes del Caraballo contra los mayoyaos de Nueva Vizcaya (Isla de Luzón).

Otro triunfo administrativo de Narciso Clavería fue la unificación de la cuenta del tiempo en Filipinas con los demás enclaves europeos (Decreto 16-08-1844). Años más tarde, cuando en 1884 se celebró en Washington D.C. (EE.UU.) una conferencia internacional para establecer el 1er Meridiano en Greenwich (Gran Bretaña) y así fijar los husos horarios en todo el mundo, gracias a Clavería las Islas Filipinas se habían adelantado a esta medida en 39 años.

Pero por lo que sería recordado Narciso Clavería y Zaldúa en las Filipinas sería por la regularización de los apellidos y nombres patronímicos que en general carecían los indígenas (Decreto 23-11-1849). Bien sea pues por el mestizaje entre los peninsulares que marcharon a las Filipinas durante el periodo de presencia hispánica y los nativos, o bien por tal Decreto, el hecho es que los filipinos actualmente ostentan apellidos de origen español.

Por el incesante trabajo que se impuso Clavería, su celo por el bienestar y la prosperidad del país, y la influencia del clima, minaron la salud del eximio Gobernador, por lo que una comisión médica dictaminó que de abandonar pronto Las Filipinas su vida peligraría.

En Diciembre de 1849 Clavería regresó a España, donde se presentó ante la Reina Isabel II, quien le concedió el título de Vizconde de Clavería y posteriormente el de Conde de Manila. En 1865 el pueblo de Cabicungan, en la Provincia de Cagayán, cambió su nombre por el de Clavería, en honor al que fuese Gobernador y Capitán General de las Islas Filipinas.

Epílogo: Cuando en 2015 tuve ocasión de visitar el municipio de Clavería, me sorprendió sobremanera que ninguno de sus habitantes hubiese visto nunca una imagen del Cap. Gral. Narciso Clavería y Zaldúa, ni hubiese oído hablar de lo narrado en mi charla-alocución.

Una vez que los claverienses han recuperado su pasado hispano, sabedores de quien fue el ilustre personaje que cambio el nombre de su municipio para la posteridad, los jóvenes visitarán el Ayuntamiento, será construido un museo en su honor, y se establecerán hermanamientos con municipios peninsulares, gracias a las Instituciones Civiles y Militares de España; toda vez que el 29 de Agosto, en un acto solemne del Pleno del Ayuntamiento, y con audiencia pública, fui honrado con el nombramiento de Hijo Adoptivo del pueblo de Clavería:

¡Demasiado honor para quien jamás buscare fama, fortuna o poder, sino únicamente recuperar el pasado hispánico en Ultramar, y la satisfacción de ver cumplido el deber!.

Regreso a España.                                                       José Antonio Portillo Corpas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A espaldas de Franco, durante meses y con el máximo secreto, un grupo de cuatro militares destinados en el primitivo servicio de Inteligencia del Estado desarrolló una misión sensible: diseñar cómo tendría que llevarse a cabo el entierro del jefe del Estado cuando ocurriera el fallecimiento, dado que el dictador ya había cumplido entonces los 81 y se tenía la certeza de que encaraba los últimos años de vida. Fue la Operación Lucero, el plan confidencial encargado por Carlos Arias Navarro semanas después de alcanzar la Presidencia del Gobierno tras el asesinato de Carrero Blanco y que ya detallaba el lugar de la inhumación del dictador.

Nada de improvisación. Desde antes del verano de 1974, casi año y medio antes de que se produjera el fallecimiento por un “shock tóxico por peritonitis” en la Ciudad Sanitaria de La Paz, ya estaba escrito cuál sería el destino del cuerpo sin vida de Franco: un sepulcro en el Valle de los Caídos, el monumento que el propio dictador ordenó levantar el 1 de abril de 1940 a fin de “perpetuar la memoria de los que cayeron en nuestra gloriosa Cruzada”, como el régimen justificó en el decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) al día siguiente. Pero ni de forma verbal ni en su testamento dejó instrucciones precisas acerca de dónde deseaba ser enterrado, en contra de los que creen que ése fue uno de los motivos de la erección del colosal monumento en Cuelgamuros.

“No hay un solo documento oficial de que Franco pensase en algún momento de su vida, ni por escrito ni de palabra, ni a la familia ni a los próximos, que quería enterrarse en el Valle de los Caídos. Lo demás son chorradas o imaginaciones. La gente que trabajaba allí y le recibía cuando iba a ver cómo marchaban las obras no recuerdan que él dijera que algún día acabaría allí. Jamás. No hay ni una sola mención”, afirma a El Independiente Juan María de Peñaranda, antiguo general del Ejército de Tierra y autor de Operación Lucero. El plan secreto para mantener todo atado tras la muerte de Franco (2017). Se trata de uno de los tres libros que parcialmente dieron forma con posterioridad a su tesis doctoral -titulada Los servicios de Inteligencia y la Transición política española (1968-1979) y compuesta por 3.050 páginas- junto a Los servicios secretos de Carrero Blanco (2015) y Desde el corazón del CESID (2012), todos publicados por la editorial Espasa.

Peñaranda realiza dicha afirmación no sólo tras haber mantenido unas 300 conversaciones y haber buceado durante una década en numerosos archivos del país en busca de documentos oficiales que sustentaran su trabajo universitario, leído en julio de 2010 en la Universidad Complutense y calificado con sobresaliente cum laude. También tras haber vivido en primera fila aquellos años del tardofranquismo y liderar el equipo de trabajo que diseñó la Operación Lucero, bautizada así por el entonces Servicio de Inteligencia en alusión a las ‘estrellas’ de cuatro puntas de los generales.

No hay documento escrito ni testimonio oral que avale la tesis de que fue Franco quien ordenó que se le enterrara en el Valle de los Caídos

En febrero de 1974, Juan María de Peñaranda era un comandante de 40 años al frente de la jefatura de Sección de Estudios e Informes del Servicio Central de Documentación (SECED) de la Presidencia, organismo creado en 1972 para dar cobertura administrativa a la Organización Contrasubversiva Nacional (OCN) y antecesor del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID) y del actual Centro Nacional de Inteligencia (CNI). El 2 de febrero de aquel año, el oficial recibió un encargo del director del SECED: la constitución de un equipo para diseñar un plan con las medidas a poner en marcha en caso de la muerte de Franco. La idea es que todo estuviera pensado para, llegado el momento, evitar improvisaciones como había ocurrido tras al magnicidio de Carrero Blanco.

De ese grupo de los servicios secretos coordinado por este militar palentino e integrado por los capitanes Emilio Atienza Vega, José González Soler y Juan Hernández Rovira salió la idea -en la primavera de 1974- del Valle de los Caídos como emplazamiento para la inhumación de Franco, propuesta que fue aceptada por el presidente del Gobierno y plasmada en un primer borrador fechado el 18 de mayo de dicho año. Al frente de la Gobernación hasta entonces, Arias Navarro fue el ministro elegido por Franco el 29 de diciembre de 1973 para relevar al almirante Luis Carrero Blanco, asesinado nueve días antes por ETA al hacer volar la banda terrorista el coche en el que viajaba cuando éste circulaba por la madrileña calle de Claudio Coello.

 

180916 JUan Carlos I

 

Audiencia ofrecida por Juan Carlos I el 8 de febrero de 1976 en La Zarzuela al grupo de trabajo que diseñó la ‘Operación Lucero’. De izquierda a derecha, los entonces comandantes José González y Juan María de Peñaranda, el hoy rey emérito, y los capitanes Emilio Atienza y Juan Hernández. 'OPERACIÓN LUCERO' (ESPASA)

“Cuando Franco decide que el jefe de Gobierno sea Arias Navarro, éste cree que, en su mandato como presidente, se va a morir Franco y le iba a tocar esa responsabilidad. Él venía de ministro de la Gobernación y recordaba que allí no había un solo papel de qué había que hacer en caso de fallecimiento del jefe del Estado. Consultó al Estado Mayor y allí no había nada, ni tampoco en los papeles que deja Carrero Blanco. Él se queda con esa profunda preocupación y, en uno de los primeros despachos que mantiene con la persona que puso al frente del SECED, el comandante Valverde, le cuenta el problema que tiene: ‘Se nos va a morir Franco en estos cinco años y aquí no hay nada preparado. El SECED se tiene que encargar a fondo de este tema desde el principio hasta el final. Encarga a una persona que lo lleve con máximo secreto y que no hablen con nadie”, rememora Peñaranda a sus 84 años en su domicilio madrileño. La conversación con este diario tiene lugar el día antes de que el Congreso de los Diputados convalide el decreto-ley con el que el Gobierno de Pedro Sánchez pretende exhumar y trasladar los restos del dictadorcasi 42 años después.

La elección de Cuelgamuros como emplazamiento para el sepulcro del dictador se decidió en la primavera de 1974, año y medio antes del óbito

Y se pusieron manos a la obra, sin tener claro en un primer momento cuál era el deseo del dictador y si éste lo había dejado expresamente por escrito o le había indicado a la familia dónde debía ser enterrado. “En la primera reunión cogimos un tocho de folios e íbamos escribiendo: ¿Cuándo se muere Franco? Deja eso en blanco. ¿Dónde se muere Franco? En el Azor, en el Pazo de Meirás, en San Sebastián, en algún viaje a Portugal, en Canarias… Así media docena de papeles. Uno de ellos era dónde se entierra Franco. Pensamos que a lo mejor quería que lo enterrasen en el Tercio de la Legión, quizá en el Pazo de Meirás o en El Pardo. Pusimos tres o cuatro sitios y naturalmente todavía no salió el Valle de los Caídos”, añade.

Sí fueron viendo cada vez de forma más clara que tendría que ser en Madrid y preferentemente lejos de la capital, dado que coincidiría en el tiempo con la coronación de Juan Carlos I y si el lugar elegido para enterrarlo era próximo -como el cementerio de El Pardo- se facilitaría que a partir de ese día hubiera concentraciones de partidarios. En cambio, a 54 kilómetros… Y fue así como se pensó la posibilidad de que sus restos acabaran en el Valle de los Caídos, junto a la Sierra de Guadarrama.

180916 Penaranda

 

Juan María de Peñaranda, el pasado miércoles en su domicilio madrileño al término de la entrevista con ‘El Independiente’. G. M. PIANTADOSI

 

Ello motivó que, en la primavera del 74, dos de los subordinados de Juan María de Peñaranda se desplazaran a Cuelgamuros para sondear esta posibilidad con el abad, Luis María de Lojendio e Irure. Vía libre. Tras echarse la mano a la cabeza al interpretar equivocadamente que la presencia de esos militares de paisano se debía a que el óbito era inminente, el responsable de la basílica trasladó a los servicios secretos que no veía inconveniente para que Franco fuera enterrado en el Valle de los Caídos y así se puso en el correspondiente informe que el grupo de trabajo redactó tras la visita. Bajo el máximo secreto, la opción finalmente elegida iba ganando forma mucho antes de que expirara el jefe del Estado.

Solemnidad y espiritualidad

“Era un sitio solemne, una abadía protegida por la espiritualidad y custodiada por una orden religiosa de primera fila”, justifica Peñaranda, que alude a una conversación entre Arias Navarro y Carmen Polo de Franco en la que ésta debió aludir la posibilidad de El Pardo como emplazamiento. La respuesta del sucesor de Carrero Blanco fue elocuente: “El que se muere no es Francisco Franco Bahamonde sino el jefe del Estado. Y por tanto el que decide las honras y el sitio es el Estado, no la familia”.

El plan que con tanto sigilo se iba preparando desde febrero de 1974 hubo de acelerarse en julio de ese año, a raíz de que Franco tuviera que ser internado en la ciudad sanitaria madrileña a la que él daba nombre a consecuencia de una flebitis. El ingreso se produjo el día 9 y no pudo regresar a El Pardo hasta el 30 de dicho mes. Arias Navarro entendió que aquello era un serio aviso y que todo tenía que estar detallado por si se producía el desenlace en cualquier momento, ya fuera en la capital o lejos de Madrid. Las principales autoridades del Estado tenían que saber qué pasos precisos dar en esa situación, cada vez más cercana.

180916 Informe 1

 

Portada del ‘Plan de urgencia’ elevado por el SECED a la Presidencia en julio de 1974 -con Franco en el hospital- y del documento afinado un año después (‘Plan general’), al que hubo de introducirse luego modificaciones ante el temor de que ETA pudiera cometer un magnicidio. 'OPERACIÓN LUCERO' (ESPASA)

Ello explica que el SECED elevara a la Presidencia del Gobierno aquel mismo verano un documento mecanografiado de 19 páginas en el que, con el nombre de ‘Operación Lucero’ en mayúsculas y la palabra ‘Secreto’ estampada en sello con tinta de color rojo, se detallaba un ‘plan de urgencia’. El trabajo está fechado el 27 de julio de 1974, cuando Franco se encontraba aún en el centro sanitario. “Siendo tan imprevisible como inevitable el momento en el que se cumplan las previsiones sucesorias es preciso contar con los planes necesarios en los que se recojan cuantas medidas de carácter general deban de tomarse y cuantas instrucciones convenga dar a las autoridades que tengan que cumplimentarlas”, se justifica en el epígrafe de ‘Antecedentes’.

Dicho plan incluía instrucciones precisas para el ministro de Jornada -miembro del gabinete que en verano acompañaba a Franco y atendía sus necesidades- en caso de que el dictador cayera gravemente enfermo. “Lo primero que tenía que hacer era informar a la Casa de Franco, al jefe del Gobierno y al Rey”, detalla Peñaranda. Éste recuerda que a ese ministro se le proporcionaba un “teléfono con pilas” para que, si ocurría lo descrito, pudiera llamar de inmediato a las autoridades y organizar el traslado a Madrid si la muerte ocurría fuera de la capital.

El plan con los detalles del futuro entierro de Franco se aceleró en el verano de 1974 después de que el jefe del Estado estuviera 22 días ingresado por una flebitis

“A medida que iba pasando el tiempo se va ampliando el número de autoridades que van recibiendo los papeles de ese plan súpersecreto del que no se podía hablar ni siquiera dentro del SECED. Al principio era el jefe del Alto Estado Mayor, el presidente del Gobierno, el Príncipe y punto. Pero a medida que hay que ir organizando los desfiles, los honores militares…. la información trasciende a otros ministros”, precisa.

Al plan cada vez más afinado en el que equipo dirigido por el comandante Juan María de Peñaranda trabajaba desde hacía 20 meses hubo de incorporársele un anexo en octubre de 1975, semanas antes de que acaeciera la muerte. El motivo fue que la Jefatura Superior de Policía de Madrid había descubierto la existencia de un comando de ETA en el Hotel Plaza -ubicado en la Plaza de España de Madrid- y que en el registro de la habitación de Isidro Garalde Mamarru se había localizado un fusil con mira telescópica. Ello llevó a pensar a los investigadores que el terrorista estaba “dispuesto a pegarle un tiro al Príncipe el día que se entierre Franco”, recuerda Peñaranda.

Bajo el nombre de ‘Variante en caso de lluvia’, nombre camuflado que se utilizó en el plan para no desvelar el motivo real de los cambios introducidos a última hora, se decidió colocar mástiles con banderolas de gran tamaño en las calles Bailén y Ferraz -recorrido que cubriría el cortejo fúnebre desde el Palacio de Oriente en su salida de la ciudad hacia el Valle de Cuelgamuros- para que un eventual francotirador no tuviera opciones de hacer blanco. “También se tomó como decisión que el Rey no fuera a pie sino en coche cubierto y además en circulación rápida por un determinado recorrido, una variación sobre el plan inicial”, apunta.

180916 Informe 2

Acta notarial del fallecimiento de Franco, acaecido el 20 de noviembre de 1975. 'OPERACIÓN LUCERO' (ESPASA)

 

A las 14.20 horas del 23 de noviembre de 1975, tres días después de fallecer, una losa de granito de tonelada y medio de peso cerró el sepulcro que de forma urgente se había habilitado entre el altar mayor y el coro de la basílica del Valle de los Caídos con el féretro que albergaba el cuerpo embalsamado de Francisco Franco. Entre los miles de asistentes al entierro se encontraban Juan María de Peñaranda y los tres capitanes que le ayudaron durante meses a diseñar la Operación Lucero, el plan que decidió que el cuerpo sin vida del dictador descansaría en Cuelgamuros. La incógnita que se plantea ahora es si el Ejecutivo de Pedro Sánchez podrá consumar la exhumación y traslado de los restos, como ha decidido la mayoría parlamentaria, o si Franco seguirá enterrado donde los servicios secretos plantearon año y medio antes de morir.

 

16.09.2018. El Independiente

 

180907 Portada R Ejercito

 

También podrá leer:

  • “La caballería hispano-marroquí derriba las murallas de Hámara” del Sr. Pando Despierto.
  • “Los valores y amor inteligente” del Sr. Milans del Bosch y de Oliva.
  • “La guerra de tres bloques” del Sr. de Carlos Izquierdo.
  • “DÁESH (I)” del Sr. Igualada Tolosa.
  • “Organización y empleo de la división actual” del Cte. Pereira Carmona.
  • Valiant Linx 18: la Brigada Guadarrama XII a examen” de la Brigada Guadarrama XII.
  • “El ejército y la gestión del conocimiento” del Tte. Ojeda Soler.

§  “La guerra de 1808. Nueva denominación” del Sr. Durántez Prados.

 

Revista Ejército nº 929 de septiembre de 2018

 

180915 I GM

 

GEOPOLÍTICO. 15.09.2018

La Primera Guerra Mundial: Todo lo que necesitas saber

Posted on: Saturday 08 September 2018 — 21:55

El ser humano es la criatura más inteligente del planeta tierra, y por eso su nombre científico es Homo Sapiens, pero, a pesar de esto, en la historia de la humanidad han existido desacuerdos y peleas que han llevado estas diferencias al siguiente nivel, llegando así al punto de matar con el propósito de cumplir su cometido. Una de las guerras más significativas de la historia fue La Primera Guerra Mundial que para su momento fue la más grande conocida y existente, que no solo dejo una historia … Sigue leyendo

Joomla Templates by Joomla51.com