martes, 26 de marzo de 2013

 

El teniente general Juan Carlos Villamía, ex director general de Política de Defensa, ha sido nombrado Consejero en la Misión Obervadora Permanente de España ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) y Asesor para Asuntos de Seguridad Hemisférica, según publica hoy el Boletín Oficial de Defensa.
Villamía estuvo destinado en el Batallón Mixto de Ingenieros XII, en el Servicio Geográfico del Ejército, en el Regimiento de Zapadores Ferroviarios XIII, en el Estado Mayor del Ejército y en el Gabinete Técnico del Ministro de Defensa. Fue Jefe del Regimiento de Transmisiones Estratégicas XXII y Director del Gabinete Técnico del Secretario General de Política de Defensa. Antes de ocupar la Dirección General de Política de Defensa fue Jefe de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas.

Teniente coronel Manuel Badás Ramos

jueves, 21 de marzo de 2013

Acaba de terminar una reunión de compañeros de la Academia General Militar de la XXXVIII promoción. Una comida y una sobremesa, nada más. Ninguno cumpliremos ya los 50 años; hace algún tiempo que lo celebramos. Pero, los lazos trenzados durante los cinco años de internado que vivimos juntos, viéndonos todos los días, sufriendo los rigores del frío zaragozano en aquellos dormitorios con el calor 'animal' como único sistema de calefacción, pasándonos los apuntes sin importarnos el número de promoción que cada uno obtuviese al final de la carrera, o consolándonos cuando el cariño de nuestra novia, en forma de carta (porque no había ni internet ni whatsapp), se retrasaba.

En resumidas cuentas, haciendo una piña de 400 hombres (jóvenes de 20 años) para afrontar juntos las múltiples adversidades de la Academia Militar y, sobre todo, convencidos de nuestro espíritu de servicio a España, nuestra Patria, convencidos de derramar por ella nuestra última gota de sangre, como hicieron nuestros padres, nuestros abuelos, herederos de una tradición y una historia que nos obliga.Esos lazos hicieron que pareciese que todavía estuviésemos allí, en la Academia. Esos lazos hicieron que nos sintiésemos, como dijo en una ocasión Don Camilo, "los amos del mundo, a pie y sin dinero". Don Camilo José Cela se refería a la Infantería, pero hoy lo he sentido aplicable a la profesión militar, a toda la profesión militar, Guardia Civil incluida.

Todos peinábamos canas, bueno, no todos, ¡había alguno que ya no peinaba nada de nada! Todos teníamos hijos (e hijas) que ya nos habían hecho abuelos. Pero todo seguía igual: todavía éramos jóvenes cadetes, éramos el mismo grupo que había jurado Bandera al mismo tiempo, el mismo día, la misma Bandera, el mismo juramento.

No se pueden entender estas líneas si no se viven; no se puede entender lo que es la camaradería si no se vive, si no se sufre, si no se juramenta en grupo. Nosotros nos fuimos de nuestras casas con 16 y 17 años para ingresar en un internado de sacrificio y austeridad, ausente de todo tipo de cariño, en tensión permanente, exigente las 24 horas del día, y, sin embargo, lo recordamos con alegría (hoy ha sido la prueba), porque lo hacíamos por nuestra vocación, la de ser oficiales, con mayúsculas, del Ejército Español.

En la España de hoy, un buen número de los jóvenes, que ahora tiene nuestra edad cuando ingresamos en la Academia General Militar, son 'ninis', porque no admiten ningún tipo de sacrificio o dificultad, lo quieren todo ya, y gratis. En la España de hoy impera la mediocridad: en las cúpulas políticas (centrales, autonómicas y locales), universitarias y educativas, judiciales, legislativas, sociales, y militares también. Y, si alguno no es mediocre, no lo es porque sabe aplicar sus habilidades y sabiduría en enriquecerse a costa de los contribuyentes paletos, yéndose "de rositas" en la mayoría de los casos, por la ya dicha mediocridad de los tribunales.

Pues, a pesar de esto, hoy me he vuelto a sentir el amo del mundo, a pie y sin dinero, miembro de un grupo de privilegiados que ha escogido la vida de servicio a la Patria, sin esperar otra cosa que el poder y saber cumplir con nuestra misión de la mejor manera posible.

No quiero menospreciar a ninguna otra profesión ni grupo. Se puede servir a España de muchas formas, pero ser miembro de una promoción de la Academia General Militar es un privilegio, un honor, y una satisfacción, que sólo pueden comprender y sentir esos, los que pertenecen a la promoción.

El general Jerónimo de Gregorio y Monmeneu, nombrado Director de la Academia General Militar

J.   C   viernes, 08 de marzo de 2013

 

El general de Brigada Jerónimo de Gregorio y Monmeneu dirigirá a partir del próximo 15 de marzo la Academia General Militar de Zaragoza. De Gregorio y Monmeneu relevará al general Francisco Gan Pampols, que será asesor del segundo JEME hasta que ocupe su próximo destino, previsiblemente, la jefatura el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS).
El Boletín Oficial de Defensa publicó ayer el nombramiento de De Gregorio y Monmeneu, que fue ascendido al empleo de general por el Consejo de Ministros el 8 de noviembre del año pasado, y el nuevo destino del general Gan Pampols. Así, De Greorio y Monmeneu será comandante militar de Zaragoza y Teruel, un cargo asociado al de director de la Academia.
El general Gan Pampols tomó posesión como director de la Academia en enero de 2010, con el reto de poner en marcha el nuevo sistema de enseñanza de oficiales del Ejército de Tierra, adaptado al "Plan Bolonia". Su próximo destino será, probablemente, el de Jefe del CIFAS, un cargo que ahora que ahora desempeña el vicealmirante Cuadrillero.
El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha insistivo varias veces en la necesidad de potenciar el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, una necesidad recogida en la Directiva de Defensa Nacional, para el refuerzo "de los sistemas de obtención de información y de elaboración de inteligencia para apoyar a las operaciones".


 

Defensa reclutará a 60 licenciados universitarios para las academias militares. Ingresarán en cuarto curso y los únicos requisitos serán las pruebas físicas e inglés

El Ministerio de Defensa tiene un plan para ampliar el número de alumnos que acabarán las próximas promociones de las academias militares: 'reclutar' a sesenta titulados universitarios, que accederán tras superar una prueba de inglés y las pruebas físicas.

 El plan que está ultimando Defensa “podría suponer un verdadero terremoto en las academias, ya que los cadetes que ingresaron desde primero podrían no ver con buenos ojos la llegada de compañeros que no han ‘sufrido’, como ellos, los primeros años de Academia”.
Este plan,, supondría la llegada de sesenta titulados universitarios en carreras de ciencias (ingenieros, matemáticos…) para ‘rellenar’ aquellos cursos que han sufrido grandes tasas de abandonos en los primeros años. Un problema que preocupa mucho a Defensa.
Estos sesenta alumnos podrán acceder a la academia sin necesidad de oposición, tan sólo superando una prueba de conocimientos de inglés, las pruebas físicas exigibles y el perceptivo examen médico.
Una vez dentro de su academia tan sólo recibirán formación en materia militar, considerando así que ya disponen de un título en el ramo de la ingeniería

LIX Aniversario de los paracaidistas del Ejército de Tierra: la Cruz Roja y el valor reconocido

Emilio Pérez Alamán

     martes, 26 de febrero de 2013

 

El pasado sábado 23 de febrero, se celebró en la Base del Príncipe de la Brigada Paracaidista (Paracuellos - Madrid), el LIX Aniversario del primer lanzamiento desde avión de la recién creada Unidad Paracaidista del Ejército de Tierra que, en pocos años, se convertiría en la brigada más moderna y con mayor capacidad de proyección y de participación con unidades extranjeras.
Ni el fuerte viento ni la baja temperatura pudieron disminuir el calor que la emoción hacía llegar a los cuerpos de las numerosas personas que rodeaban la explanada de formación junto al impresionante soldado Almogávar que se eleva en su flanco Norte.
Estuvo presidido por el general de ejército JEME acompañado de altos mandos militares de los tres Ejércitos y Guardia Civil, autoridades civiles y numerosos veteranos paracaidistas, desde tenientes generales a caballeros legionarios paracaidistas, cuyos nombres ya se integran en el Libro de la Historia de esta Gran Unidad que se inició en Ifni con la sangre de sus mejores.
El desarrollo de la ceremonia castrense, comenzó con los honores a la Bandera de España, siguiendo la revista de la Autoridad, entrega de premios y títulos, honores a los Caídos, el canto de La Muerte no es el Final y el himno de la Brigada, entonados por las voces de la formación unidas a las de todos los asistentes al igual que en la Oración Paracaidista, finalizó con un magnífico desfile de las unidades pese a la dificultad que presentaba el fuerte viento
Pero el máximo clímax del Acto se alcanzó en la imposición de la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Rojo y la entrega de los títulos que acreditan el Valor Reconocido a oficiales y caballeros legionarios paracaidistas por sus actuaciones de soldados ejemplares que arriesgaron sus vidas frente al fuego enemigo en cumplimiento de la Misión encomendada.
Se entregaron estas recompensas al comandante García Gallego, capitán Esteban Carracedo, tenientes Prats Rico y Santiso García, sargento primero Rincón Gimeno, cabo primero Díaz Izquierdo y cabo Cuevas de la Cruz.
Pero especial significado tuvo la imposición de la Cruz Roja al teniente coronel Millán Martínez por el general de división Luis Fernando Carvajal Raggio. Aquel era capitán de ingenieros de la Agrupación Madrid en Bosnia cuando, el 4 de diciembre de 1993, acudió en auxilio de dos compañeros que habían sido bajas, uno muerto y otro herido grave, por la explosión de una mina. Lo hizo sin dudar, pese a recibir fuego constante de los mismos que habían accionado la mina. Con su acción, logró atender al herido y facilitar su evacuación con vida.
Es preciso resaltar que, desde hace 20 años, el entonces coronel y hoy general Carvajal no ha cejado en su empeño de que se reconocieran en justicia los méritos adquiridos por el capitán Millán y que durante todo ese tiempo siempre se encontró con la misma incomprensible e incalificable respuesta negativa por parte de los órganos superiores del Ministerio de Defensa, hasta lograrlo en esta enésima vez. Lo que sí ha quedado bien claro ha sido la caballerosidad, compañerismo, constancia y lealtad del general Carvajal con su subordinado.
Como presidente Nacional de los Veteranos Paracaidistas, y por haber sido testigo en primera persona de aquellos hechos y del empeño del general, me enorgullece escribir esta efemérides de tanto valor moral y que ayer tuvo como colofón la imposición de la Cruz Roja al teniente coronel Millán por el general Carvajal.
Sin embargo, me entristece y, por qué no expresarlo, considero absolutamente inaceptable la actitud silente de todas las instituciones ante las ejemplares actitudes y cualidades humanas de todos estos soldados.
Del mismo modo, me indigna la ausencia total en los medios de esta singular noticia. Ni un segundo en un informativo, ni una línea en un periódico. Da la sensación de que la misión de formar ya no les corresponde, por lo menos cuando se trata de hacerlo en la buena dirección de resaltar los auténticos valores que dignifican a los hombres y, por tanto, orientan a la sociedad hacia el futuro de auténtica regeneración colectiva que tanta falta hace en nuestra España.
Para terminar, y en honor al Diccionario de la Real Academia, sugiero que por definirse en él las Instituciones como "Órganos constitucionales del poder soberano en la Nación" o "cada una de las organizaciones fundamentales de un Estado, Nación o sociedad", las existentes en España, si no todas, casi todas, deberían denominarse Instrumentos, que según el mismo Diccionario son simplemente "aquellos que sirven de medio para hacer algo o conseguir algún fin.

* Emilio Pérez Alamán es teniente general (R)

Joomla Templates by Joomla51.com