La historia de los mártires de Barbastro ejecutados en la Guerra Civil llega al cine

Milicianos de la CNT arrestaron y ejecutaron a la comunidad entera al inicio de la guerra. Su estreno, un torbellino para el mundo del cine español.

La persecución religiosa en España en el siglo XX, durante la II República y sobre todo durante la Guerra Civil , ha sido una de las más atroces de la historia del cristianismo. El número  de muertos por odio a la fe así lo acredita. También la lista de santos y beatos que regaron con su sangre España de norte a sur.

Muchas fueron las atrocidades que se produjeron durante estos meses. Se cree que hasta 10.000 personas fueron ejecutadas por sus creencias religiosas. Sin embargo, el ejemplo que de manera más escalofriante muestra esta realidad se produjo en la localidad aragonesa de Barbastro, diócesis literalmente devastada durante la Guerra. En los primeros días fue ejecutado el obispo, todo el seminario y numerosos sacerdotes. Los conocidos como mártires de Barbastro fueron beatificados por Juan Pablo II en 1992.

Pues bien, la historia de estos mártires ha sido llevada al cine. Un Dios prohibido es una producción que contará este hecho histórico no demasiado conocido y sobre todo el triunfo de la fe y del amor frente a la barbarie. Esta película ha sido llevada a cabo por la productora Contracorriente, nombre de lo más adecuado tras atreverse a realizar un proyecto de este tipo en el cine español y en el que los sacerdotes son las víctimas y miembros del bando republicano, en este caso de la CNT, son representados como los verdugos. Sin duda, toda una novedad en el mercado cinematográfico español.

La película ha sido dirigida por Pablo Moreno, mientras los Misioneros Claretianos aparecen como productores asociados y el estreno está previsto para finales de esta primavera. De hecho, la gran mayoría de los mártires de Barbastro eran claretianos. La cinta tiene intención de mostrar el momento histórico en el que fueron martirizados 51 miembros claretianos de Barbastro "deteniéndose en el aspecto humano y religioso de las personas que participaron en este hecho histórico y resaltando la dimensión universal del triunfo del amor sobre la muerte".

En este sentido, el filme narra las últimas semanas de vida de los claretianos asesinados, muchos de ellos estudiantes. Desde que son retenidos hasta que son fusilados. En ese tiempo consiguieron realizar diversos escritos sobre su situación y sobre sus compañeros presos. Estos documentos, y el testimonio de dos miembros argentinos que no fueron asesinados debido a su nacionalidad, han sido la fuente en la que se han inspirado los productores.

Qué ocurrió en Barbastro

La casa de la Comunidad Claretiana de Barbastro fue asaltada por milicianos de la CNT el 20 de julio de 1936. La comunidad estaba formada por 60 personas: nueve sacerdotes, doce hermanos y 39 estudiantes. Los tres padres superiores fueron arrestados mientras que el resto fue encerrado en el salón de actos del colegio de los Padres Escolapios.

Los carceleros buscaban una y otra vez la apostasía de los jóvenes seminaristas. Para ello, introducían prostitutas en el salón para tentarlos. No obtuvieron éxito. Del mismo modo, les tenían prohibido rezar aunque conseguían sortear la vigilancia para orar en pequeños grupos.

Del mismo modo, pudieron mantener la comunión diaria. Un padre escolapio y un cocinero se las ingeniaron para poder introducir las sagradas Formas en el cesto del desayuno. A la hora de repartirse, el padre Sierra colocaba la Hostia entre el pan y la pastilla de chocolate.

Intuyendo y más tarde comprobando la suerte que se les venía encima, los jóvenes dejaron su testimonio en sillas, tablas, paredes y hasta en los envoltorios de la comida. Allí dejaron claro que en ese lugar la fuerza del amor era invencible.

Unos doce días después de ser encarcelados los padres superiores fueron fusilados. El resto murió fusilado los días 12, 13, 15 y 18 de agosto de 1936. Con ellos murió un gitano, Ceferino Giménez, que se negó a abandonar su Rosario, motivo por el cual fue ejecutado. El Pelé, como era conocido, es ahora beato en la Iglesia Católica.

La otra memoria histórica

La persecución religiosa en España todavía tiene testigos vivos por lo que no hay que remontarse siglos atrás para hablar de las barbaries que es capaz de hacer el ser humano. Se cuentan en más de 10.000 los mártires durante la Guerra Civil donde un porcentaje muy importante del clero fue asesinado.

En este tiempo ejecutaron a doce obispos, entre ellos el de Barcelona. Todos menos uno murieron al inicio de la contienda. A esta cifra habría que sumar 4.184 sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas. Los seglares que fueron asesinados a causa de su fe ascienden a 3.000.

Pero también hubo auténticas masacres en otros puntos. El actual obispo de Barbastro, Alfonso Milián, recuerda las palabras de Juan Pablo II cuando habló de cómo el seminario entero de esta pequeña Diócesis fue asesinado. "¡Todo un seminario mártir!", exclamó el Pontífice, ahora también beato.

También es mártir de este lugar el que fuera su obispo al comenzar la guerra, monseñor Florentino Asensio, cuya muerte fue de una crueldad inimaginable. Una vez detenido y encarcelado fue trasladado el 8 de agosto de 1936 a una celda del Ayuntamiento. Fue sometido a todo tipo de vergonzantes vejaciones hasta el punto de cortarle los genitales en medio de las risas de todos los presentes. Mientras le empujaban le decían: "no tengas miedo. Si es verdad eso que predicáis, irás pronto al cielo". La respuesta de este obispo no pudo ser más clara: "Sí, y allí rezaré por vosotros". Sus asesinos, poco antes de arrojarle a la fosa común, le robaron su ropa y sus zapatos y le arrancaron los dientes.

Dios Prohibido

Prioridades:
vehículos, UAV y plataforma naval

15/04/2013

(Infodefensa.com) Madrid – El ministro de Defensa, Pedro Morenés, afirma que “tiene la sensación” de que se ha llegado al fondo de los recortes presupuestarios, por entender que “objetivamente” es un nivel “muy bajo”, aunque no adelantó si habrá incrementos en el dinero asignado a las Fuerzas Armadas en el presupuesto de 2014.
En una entrevista con el diario La Razón, el ministro mostró su “preocupación” por el hecho de que la sociedad española no vincule la seguridad yla defensa con el bienestar. “Me preocupa que haya esa desvinculación (…). Son dos conceptos que están extraordinariamente ligados”, enfatizó.

Morenes

Vehículos de ruedas y UAVs

Respecto a futuras de necesidades en términos de armamento, Morenés señaló que el Ejército de Tierra no puede “perder su impulso renovador” y aseguró que los nuevos programas de armas “irían más a vehículos de ruedas, a la readaptación de los famosos BMR a lo que puede ser el nuevo vehículo de ruedas”.

En relación con el Ejército del Aire, el ministro dijo que hay que revisar el número de plataformas y racionalizar todo el proceso de mantenimiento y sostenimiento. “La otra prioridad, por supuesto, serían los drones, es decir, los UAV", agregó.

“Significa que hay que elegir entre unos y otros. Tenemos una evaluación del F-18 hacia el Eurofighter, tenemos transporte estratégico con el A-400M, tenemos que tener helicópteros de adiestramiento… pero todo tiene que estar encaminado a un aligeramiento de las estructuras necesarias para ser eficiente”, dijo.

Subcontratación

“Es verdad que en estos momentos de crisis, subcontratar fuera de las Fuerzas Armadas es todavía más caro. Hay que tener dinero. Pero también es verdad que nuestros soldados, nuestros pilotos y nuestros marineros son un recurso escaso (…), la externalización de determinadas tareas puede ser una solución”.

“No en todos los casos –agregó-, pero hay elementos que sí. Y la industria tiene que participar muy cerca de las Fuerzas Armadas. Los militares son conscientes de la relevancia, la transcendencia y la responsabilidad que tiene”.

Nuevas plataformas navales

En el caso de la Armada, Morenés consideró que hay que “empezar a pensar cuál tiene que ser su nueva plataforma” y, en concreto, agregó: “tenemos que sacar adelante el proyecto de los submarinos: tenemos que ver cómo van a ser las nuevas fragatas; tenemos que incorporar sistemas más avanzados…”.

Sin embargo, reconoció que hay que priorizar y “dentro de esa priorización –agregó- habrá que ver si es un tema de la nueva fragata, de desarrollar algún tipo nuevo de buque, de incorporar algún nuevo sistema de armas… Veremos qué se puede hacer”.

Misiones en el exterior
El ministro de Defensa confirmó que se acelerará la retirada de tropas de Afganistán y adelantó que durante 2013 se producirá el regreso del 50 por ciento del contingente y el año que viene el 40 % restante. “Este año va a ser mucho mayor”, concluyó.

Asimismo, mostró su “deseo” de que todas las tropas españolas asignadas a la misión de Naciones Unidas en El Líbano estén fuera en 2014 ó 2015, aunque ello dependerá del cumplimiento de la misión partiendo del planteamiento, que ya ha hecho saber a las autoridades libanesas, de que la presencia internacional no puede ser permanente.

Por último, reconoció que Francia ha solicitado un incremento de la participación militar española en la misión de la Unión Europea en Malí. “Es algo que tiene que estudiar el Gobierno. Francia necesita el apoyo, entre otras cosas porque también tiene sus problemas económicos”, concluyó. España ha enviado ya a Malí medio centenar de militares para tareas de adiestramiento y protección, así como un destacamento de 52 militares más y un avión de transporte C-130 Hércules.

Luis Alejandre

RELACIONADASLA RAZÓN

Por supuesto soy sensible a los ecos de los «radares avanzados» de los que hablaba el pasado jueves día 4. Importantes para mí los procedentes de cuadros en la reserva o retiro, desprendidos de ambiciones personales o económicas. Aún más, los testimonios que llegan de tierras lejanas, de hombres y mujeres que viven día a día sobre terreno hostil con esfuerzo, sacrificio, separación e incertidumbre.

Y reconozco los esfuerzos que se están haciendo desde el Ministerio. Hoy mismo se constituye en el Congreso la subcomisión encargada de abordar la imprescindible reforma de la Ley de la Carrera Militar. Porque no todo reajuste debe ceñirse sólo a aspectos presupuestarios. Unos malos planes de enseñanza militar pueden tener efectos más perniciosos que un déficit económico, ya que pueden romper el arma más valiosa de un Ejército, su capital humano, quebrando la vocación de sus miembros, rompiendo su cohesión.

De los problemas presupuestarios que arrastra desde hace años la vida de las Fuerzas Armadas, se ocupó recientemente el general intendente (R), Francisco Pérez Muinelo en dos magníficos trabajos publicados por la revista «Atenea». En ellos demuestra que los factores de política industrial que guiaron a los distintos gobiernos a decidir contratos de Defensa primaron sobre las propias necesidades de los ejércitos. Pone como ejemplos el contrato de las Fragatas F-100 que intentó mitigar la crisis de la construcción naval o el de los helicópteros Tigre, sustitutivos de los requeridos norteamericanos Apache, con tal de facilitar la discutible instalación en Albacete de una planta del fabricante Eurocopter. Es decir, que decisiones políticas han podido lastrar los presupuestos necesarios o requeridos. Pero, como comprenderá el lector, todo tiene sus pros y contras. Pero, también hoy, debe obrarse en consecuencia.

Porque hay otros gastos no imputables a los ejércitos y a la Armada que podrían reconsiderarse.

Uno. Me preocupa el concepto de «enajenación de inmuebles aunque sean patrimonio histórico». ¿Qué ayuntamiento o autonomía puede hoy adquirir patrimonio histórico? Pronto veríamos cómo se degradaban instalaciones conservadas durante décadas. Anoto una posible solución que ya se utiliza con el patrimonio de la Iglesia. ¿No puede convenir Defensa con Cultura unas partidas para custodia de su patrimonio histórico, sin necesidad de mermar su propio presupuesto?

Dos. El propio Órgano Central del Ministerio debe asumir reducciones. Un ejemplo. Muchos nos seguimos preguntando qué necesidad había de crearse una Secretaria General de Política de Defensa hecha sólo a medida de una persona lista y ambiciosa?

Tres. Vuelvo al alma de la Institución. Me refiero nuevamente al desembarco de la Legión en un barco de la Armada en Málaga, la liturgia alrededor del Cristo de la Buena Muerte y las imágenes de adhesión a un sencillo rito que dieron la vuelta al mundo. Y casi a coste cero, a diferencia de las bien remuneradas campañas publicitarias que contrata Defensa repitiendo hasta aburrir, que nuestros uniformados son los más altos, más buenos y más solidarios que pueblan la tierra.

Las fotografías y reportajes de Málaga no sólo dieron la vuelta al mundo. Llegaron de muy diversas formas a parte de los sectores más jóvenes de los que deben salir vocaciones. A cuantas más vocaciones, mejor selección. Y de la selección saldrá el capital humano. La alternativa de Málaga es el «guetto», es encerrarnos en nosotros mismos.

Podría decir lo mismo de los Reservistas, este valiosísimo capital humano, hoy arrinconado y desmotivado también por limitaciones presupuestarias.

Cuatro. Hay un último punto que nunca puede faltar: la reducción de generales y almirantes. Redúzcase si es necesario, pero no sólo para buscar el aplauso. Un general no es más que un nivel 30 en la Administración del Estado. Estos niveles proliferan en otros ministerios entre funcionarios y políticos con menos años de servicio y menos conocimientos. Con otra diferencia: los uniformados no consolidan el nivel; lo pierden cuando pasan a retiro e ingresan en el Régimen General de la Seguridad Social como cualquier hijo de vecino a quien se le han retenido durante años determinadas cantidades.

Cinco. Podría hablar de otros gastos que se imputan a Defensa y que corresponden a otros ministerios. Sin entrar a discutir ahora la decisión de crear la Unidad Militar de Emergencias a consecuencia de la desastrosa gestión del incendio de Guadalajara, y teniendo en cuenta que todas las Fuerzas Armadas están a disposición del Gobierno ante cualquier emergencia, el coste de la unidad debería corresponder al Ministerio del Interior, al igual que el Ayuntamiento de París paga a su Brigada de Sapeurs Pompiers desde los tiempos de Napoleón III. También influyó esta Unidad en la decisión del Gobierno de crear la UME. Vuelvo a la idea fuerza de mi tribuna anterior. No deben pagar sólo las Fuerzas Armadas desajustes anteriores y presentes. Va con ello nuestra seguridad y la de nuestros hijos.

LA RAZÓN, 11 DE ABRIL DE 2013

Joomla Templates by Joomla51.com