190114 Gral Alejandre

ENERO 11, 2018

Nunca han sido fáciles las relaciones entre política y milicia, cuando solo es cuestión de mutuo respeto, de «ponerse en la piel del otro»

EL PRESIDENTE MACRON HABÍA LANZADO UN DURO MENSAJE AL HOMBRE DE SU MÁXIMA CONFIANZA. LA CABEZA DEL GENERAL FUE OFRECIDA EN BANDEJA DE PLATA AL NACIONALISMO.EL TIEMPO HA DADO LA RAZÓN A UN HOMBRE QUE SE HA MOSTRADO FIRME EN SUS LEALTADES.

Con este título, el general Pierre de Villiers, anterior Jefe de Estado Mayor de la Defensa francés (CEMA), se ha despedido de sus hombres y mujeres del Ejército, la Armada y el Ejercito del Aire y –añadiría– de la opinión pública de nuestro vecino del norte. El libro,(1) aparecido el pasado noviembre, recoge su difícil decisión de dimitir tomada en fechas inmediatas al 14 de julio, día de la Fiesta Nacional de Francia, día que constituye no solo una manifestación militar sobre los Campos Elíseos, sino también memorial por los caídos, recuerdo a los heridos y veteranos, reencuentro de la «grandeur» con su ciudadanía.

En vísperas del desfile, ante una amplia representación de mandos nacionales y extranjeros, entre los que destacaba la presencia del Jefe de Estado Mayor norteamericano, el Presidente Emmanuel Macron había lanzado un duro mensaje al hombre de su máxima confianza, con el que despachaba semanalmente: «Il n´est pas digne d´etaler certains dêbats sur la place publique. Je pris d´engagements; je suis vôtre chef» (2).

De Villiers, bajo cuyo mando habían aumentado las misiones de las Fuerzas Armadas tras los atentados de Orly, París y Niza, había defendido en sede parlamentaria unos presupuestos adecuados a las nuevas misiones. La historia venía de lejos: «El Ministerio de Defensa ha sido el mayor contribuyente en la revisión a la baja de las políticas públicas desde 2007», señalaba De Villiers. Ahora se trataba de la congelación de un crédito concedido de 850 millones de euros, un 2,6% del presupuesto total. Fue la gota que colmó el vaso. Su disgusto trascendió y dio pie a la contundente reacción de Macron

El siguiente 17 de julio, «en la soledad de mi despacho» tomó la decisión de presentar su dimisión, hecho que consideró como un deber. Ponía fin a 43 años de carrera una persona especialmente querida por sus tropas, ante la pública denuncia de un joven presidente de 39 sin la menor experiencia militar, quizás contagiado por los modos de su invitado especial Trump, presente en París para conmemorar el centenario de la entrada de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. «Si se puso en duda mi dignidad–reflexiona De Villiers– difícilmente podía seguir con lealtad sirviendo a mi Presidente y a Francia: «la relación de confianza entre el Jefe de las Fuerzas Armadas y su Jefe de Estado Mayor estaba demasiado degradada para que yo pudiese continuar en mi puesto»; «la verdadera lealtad consiste en decir siempre la verdad a su jefe; la verdadera libertad es ser capaz de hacerlo, cualesquiera que sean sus riesgos y consecuencias». Indiscutible ejercicio de coherencia. No entraré en el juicio que me merecen estos hechos. Tengo demasiado respeto a L´Armée, tildada muchas veces como «la grande muette» (3) para poder presentar con objetividad un tema tan delicado.

Nunca han sido fáciles las relaciones entre política y milicia, cuando solo es cuestión de mutuo respeto, de «ponerse en la piel del otro». Y aunque casi siempre la opinión publica vea con buenos ojos la sanción o cese de un mando militar, no calibra las consecuencias que para su seguridad pueden tener. A los hechos me remito.

Recientes aún los ecos de la última Pascua Militar, nos retrotrae Francisco Rosell (4)en un magnifico articulo a las consecuencias de una anterior celebrada en la Capitanía General de Sevilla en 2006. En la tradicional alocución, su titular, el Teniente General José Mena, repitiendo palabras ya pronunciadas en otros estamentos, las mismas utilizadas contra el Plan Ibarretxe, amparándose en nuestro texto constitucional, llamó la atención sobre la preocupante deriva del proyecto de Estatuto de Autonomía de Cataluña asumido por el presidente Zapatero. Este había prometido al generalato que el Estatut «descarrilaría constitucionalmente y se quedaría en la cuneta». La cabeza del General fue ofrecida en bandeja de plata a un nacionalismo que ha enseñado recientemente sus garras. Ya entonces se había empeñado en borrar de unas piedras de Tremp –que no de los corazones– el lema «A España servir hasta morir» que presidia la Academia Básica de Suboficiales; había exigió suprimir el bello nombre de nuestras Capitanías; se había apropiado de un importantísimo patrimonio militar en Barcelona y en Viella y borrado un brillante pasado castrense en las Atarazanas y en Montjüic.

Y un mando leal, bien preparado, culto, con don de gentes, honesto, responsable, cercano a sus tropas, llegó a ser tildado de golpista por los mismos que ahora han atentado contra la legalidad constitucional. No sé lo que pasaría por su cabeza al escuchar a nuestro Rey Felipe VI el 3 de octubre denunciando «deslealtades insoportables». Ciertamente, el tiempo ha dado la razón a un hombre que se ha mostrado firme en sus lealtades, que entendió que el silencio no podía ser solo el refugio de los débiles.

¿Servir? ¡Tampoco es fácil!

(1). Arthème- Fayard. Nov. 2017.250 paginas.

(2) «No es digno establecer ciertos debates en la plaza pública. Yo he tomado decisiones; yo soy vuestro jefe».

(3) L´Armée/ la gran muda o silenciada, nombre equivalente a nuestro Ejército.

(4) «Aquella Pascua de 2006». El Mundo 7 de Enero 2018.

 

Calvario de novatadas en la Academia Militar de Zaragoza

El Supremo avala la expulsión del Ejército de un cadete por denigrar durante ocho meses a un compañero.

180113 AGM EFE

Entrada principal de la Academia Militar de Zaragoza en agosto de 2006. 

El País. 12.01.2018. El calvario de las novatadas en la AGM

180108 Cuadro-Ricardo-Sanz-Madre-infantes ECDIMA20171207 0007 25

AUTOR: Ricardo Sanz. La Inmaculada, Medre de infantes, en la Academia de Infantería de Toledo

 

Colegios y viajes organizados se interesan por el cuadro costeado por los alumnos para homenajear el 125 aniversario de la proclamación de la patrona.

El hall de la Academia de Infantería de Toledo tiene desde hace un mes un atractivo muy especial. El cuadro de la Inmaculada Concepción protegiendo a varios soldados de infantería ha llamado la atención a muchos curiosos. Las peticiones para verlo en vivo se han disparado.

 

El Confidencial Digital. 08.01.2018. Madre de Infantes

 

 

El Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS) fue creado en el año 2000, absorbiendo a los sistemas de inteligencia de los tres ejércitos, dependiendo también del Ministerio de Defensa el CESID, transformado posteriormente en Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y transfiriéndose orgánicamente a la Presidencia del Gobierno, estando en la actualidad bajo las órdenes de la vicepresidenta del Gobierno.

La información/inteligencia es un proceso, cuyas finalidades últimas provienen de las máximas autoridades del Estado, convirtiéndose en misiones de obtención e información/inteligencia para los distintos servicios.

Los ya veteranos de las Fuerzas Armadas hemos servido en más de una ocasión en nuestro propio servicio de inteligencia, concretamente, este coronel (Vidal Delgado) lo fue, del E.T. para el Campo de Gibraltar, incluyendo Gibraltar y del Mando de Artillería de Costa del Estrecho (MACTAE) que incluía todo lo que acaecía en las aguas del Estrecho y sus accesos.

En dicho área actuaban los servicios de inteligencia del Ejército del Aire, que disponía de un radar de vigilancia y una serie de observatorios y los de la Armada, con características similares.

Las misiones iinformativas procedían de los propios Ejércitos a través de la cadena orgánica de mando, añadiéndose misiones que se asumían y que se consideraban últiles para el Mando. 

Junto a estos servicios, existía el CESID y los servicios de la Guardia Civil y Policía Nacional.

Las relaciones y por tanto una cierta coordinación se realizaba en el territorio del Campo de Gibraltar, conociéndose todos los agentes operativos y directivos, manteniéndose con ellos reuniones informales.

Dentro de las Fuerzas Armadas, cada Ejército tenía y sigue teniendo sus propias Necesidades de Información/Inteligencia, atañiendo algunas de ellas al propio Ejército.

El CIFAS demostrando su buen hacer, ha servido a la inteligencia militar durante 20 años. Ahora conviene una cierta descentralización, volviendo a los tradicionales sistemas de inteligencia, pero no separados como antaño, sino perfectamente coordinados y enlazados, de tal manera que lo detectado por uno de ellos y considerado de interés para otro, es transferida dicha información/inteligencia al mismo para su tratamiento en su propio beneficio.

Por ello es absurdo pensar, tal como expresan algunos medios, que existe un enfrentamiento entre los ministerios de Defensa y Presidencia y que cada uno quiere disponer de su inteligencia.

La descentralización no está reñida con la coordinación ni con los ciclos de inteligencia, los cuales todos se adaptan al superior, es decir al del Estado.

 

NOTICIAS DE DESINFORMACIÓN

Cospedal prepara su propio servicio de inteligencia al margen del CNI de Soraya

El Ejército de Tierra va a impulsar las capacidades en inteligencia de su Centro de Seguridad, que depende directamente del Jefe del Estado Mayor del Ejército. La amenaza yihadista y la actividad de inteligencia de Rusia en España son los principales desafíos.

clm24.08.012018

 

El Ejército de Tierra prepara su propio servicio de inteligencia

 Confidencial Digital. 08.01.2018

 

 

La unidad de élite de la infantería española pone en marcha un plan forzoso para combatir el sobrepeso entre sus miembros.

La Legión tiene al enemigo dentro. La fuerza de choque de la infantería española, curtida en el combate cuerpo a cuerpo, se enfrenta a un problema de sobrepeso. No todos los legionarios tienen el torso musculado de los que en julio pasado incendiaron las redes sociales a partir de las fotos difundidas por un tuitero británico. Algunos están fondones, o lucen michelines, como buena parte de la sociedad española, y eso no casa con el credo legionario, cuyo espíritu de marcha proclama que “jamás dirá que está cansado hasta caer reventado” y que su cuerpo será “el más veloz y resistente”.

LAS CLAVES DE LA DIETA LEGIONARIA

 

Pautas de alimentación de la Brigada de la Legión:

Desayuno: Dos veces, al levantarse, yogur y fruta (plátano); a media mañana, infusión /café, tostada y fruta (naranja).

Comida: Ensalada, un plato (si son dos, no llenos), postre (fruta, yogur) y agua.

Merienda: Infusión / leche / actimel; fruta / barrita.

Cena (no justo antes de acostarse): verdura hervida / ensalada; algo a la plancha

Generalidades: Cinco comidas diarias; más fruta y verduras; alcohol (cerveza) no a diario, esporádico; aumento del consumo de agua (1,25 a 2 litros día); evitar fritos y alimentos muy procesados (salchichas, croquetas, bollería); comer despacio (no menos de 20 minutos); pienso en lo que hago (comiendo no veo la televisión).

Entrenamiento: Fase genérica, 12 semanas (conseguir la fuerza suficiente para acometer siguientes fases); Fase acondicionamiento, 12 semanas (aumentar la fuerza y resistencia); Fase específica, 12 semanas (alcanzar el mayor estado de forma física); Fase mantenimiento, 12 semanas (mantener el desarrollo alcanzado y recuperar la forma física).

El País. 04.01.2018 artículo completo

 

Joomla Templates by Joomla51.com