26.09.2018. La Razón

180926 Armas

Cañones láser, municiones inteligentes, chalecos más ligeros y resistentes... Defensa convoca un concurso para seleccionar proyectos tecnológicos del ámbito civil que se puedan aplicar al mundo militar.

El objetivo es «aprovechar las tecnologías desarrolladas en el ámbito civil que puedan ser de aplicación en proyectos de interés para el Ministerio de Defensa». Con esta premisa, la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) convocó el pasado verano un proceso de selección de proyectos de I+D susceptibles de ser incluidos en el ámbito del Programa de Cooperación en Investigación Científica y Desarrollo en Tecnologías Estratégicas (COINCIDENTE) y «que satisfagan una necesidad real o potencial» de las Fuerzas Armadas.

Son ocho los programas en los que los dos Ejércitos y la Armada han puesto más interés en esta edición, entre los que destacan las armas láser, las municiones guiadas o los drones submarinos antiminas. Armas casi del futuro ya existentes en otros Ejércitos y con las que España no sólo no quiere quedarse atrás, sino también impulsar la industria nacional para no comprarlas fuera.

 

Pero no son los únicos programas que interesan y hay otros que se han quedado fuera «por las posibilidades de financiación», tal y como asegura el teniente coronel Juan Manuel González del Campo, jefe de la Unidad de Prospectiva y Estrategia Tecnológica de la DGAM. Según explica, «teníamos una lista de 15 tecnologías en las que estábamos muy interesados, pero tuvimos que reducirla». Y entre ellas estaban «la realidad aumentada o nuevos sensores de estrés o de olfato para explosivos», añade.

Su deseo sería que estas convocatorias fuesen anuales, aunque para ello es necesario un presupuesto estable. De esta forma se daría ese importante impulso a la industria nacional civil, pues «con sólo un pequeño empujón pueden ser de aplicación militar». Y es que, tal y como explica el teniente coronel, «ahora la tecnología civil va más adelantada, aunque los requisitos militares son más exigentes y estrictos, sobre todo en el ámbito de las comunicaciones».

Y esas tecnologías las buscan en las universidades o centros de investigación, en pequeñas y medianas empresas y en grandes compañías. De hecho, el Ministerio de Defensa financiará parte de los programas seleccionados: hasta en un 80 por ciento en el caso de los centros universitarios y personas físicas; el 60 por ciento en el caso de Pymes y hasta el 30 por ciento si se trata de programas desarrollados por grandes empresas. Como máximo, Defensa aportará a cada proyecto unos 500.000 euros.

Estas son las ocho tecnologías que han despertado el interés de las Fuerzas Armadas:
 
Las armas del futuro que quiere el Ejército español
1. ARMAS DE ENERGÍA DIRIGIDA MEDIANTE LÁSER DE ALTA POTENCIA

Se trata de una tecnología muy versátil dirigida a la neutralización de drones o para abatir cualquier tipo de objetivo gracias a un rayo de fotones invisible que se dispara a la velocidad de la luz. Entre sus ventajas está la precisión del apuntamiento, para minimizar los daños colaterales, o la reducción de la huella logística respecto a la munición convencional. González reconoce que «ya hay aliados que cuentan con ella y nosotros no tenemos nada, porque nuestra base tecnológica es muy baja en este tema».

Son «sistemas con un enorme potencial cuyo uso podría generalizarse a largo plazo», por lo que también buscan impulsar esta tecnología a nivel nacional. Como ejemplo, cita el cañón láser (LaWS) desarrollado por la Armada de Estados Unidos y que ya opera con éxito en una fragata.

2. TECNOLOGíAS APLICABLES AL GUIADO DE MUNICIONES

Los Ejércitos buscan cada vez más precisión. Y es que, la munición convencional no guiada «no es apta para algunos escenarios debido al elevado riesgo de daños colaterales, tanto en las unidades propias como en terceras partes no combatientes», afirma la DGAM, que tiene claro que «la convencional acabará restringiéndose». Por ello, se buscan municiones con sistemas de navegación y guiado para posicionar y localizar el objetivo. En este punto, el teniente coronel reconoce que «en España tenemos muy buena munición, pero compramos los sistemas de guiado fuera». En la actualidad, sólo los helicópteros «Tigre» del Ejército de Tierra cuentan con cohetes de 70 mm guiados, pero con este proyecto se quiere abarcar «toda la tipología de munición, salvo los misiles», destaca González. Y, sobre todo, contar con «un proyecto nacional de munición inteligente para lograr la independencia tecnológica» en este ámbito.

Las armas del futuro que quiere el Ejército español
3. ROBÓTICA APLICADA A MISIONES MILITARES

El proyecto se centra en sistemas tripulados remotamente: terrestres (UGV), navales de superficie (USV) y submarinos (UUV). Hay interés por avanzar en estos sistemas por su seguridad, prestaciones y versatilidad. Por ello, se buscan varias tecnologías.

Por un lado, se quiere convertir las plataformas tripuladas existentes en remotas y dar con una solución aplicable a un convoy de vehículos que funcione de forma sincronizada y que pueda combinar vehículos tripulados y no tripulados. La intención es, con la mente puesta en los vehículos sin conductor, proteger al combatiente, sobre todo en las misiones de aprovisionamiento logístico, «que es cuando realmente te expones», explica González. O para análisis de zonas contaminadas. Junto a esto, también hay interés en mejorar los sistemas terrestres, las capacidades antiminas de los robots submarinos o desarrollar tecnologías destinadas a drones navales de superficie para vigilancia y defensa de zonas costeras.

Las armas del futuro que quiere el Ejército español
4. DETECCIÓN Y NEUTRALIZACIÓN DE EXPLOSIVOS IMPROVISADOS EN ENTORNOS TERRESTRES Y NAVALES

Si bien las Fuerzas Armadas reconocen los avances en detección de artefactos explosivos improvisados (IED), hacen hincapié en que estos sistemas de detección anticipada no ofrecen la madurez necesaria. En este punto, hacen referencia a los explosivos improvisados acuáticos (WBIED), esto es, vehículos marinos de superficie con cargas explosivas contra buques o zonas portuarias.

Por ello, Defensa quiere mejorar las capacidades de detección de IED terrestres con sistemas más pequeños o que puedan instalarse en drones. Pero también en el medio marino para, por ejemplo, proteger un buque o un puerto. Sería un vehículo autónomo que patrullase de forma automática e identificase una intrusión o un explosivo.

Por último, hay interés en tecnologías de inhibición personal portátil para neutralizar artefactos activados remotamente.

Las armas del futuro que quiere el Ejército español
5. MEJORA DE LOS SISTEMAS DE PROTECCIÓN PASIVA DEL COMBATIENTE Y de LAS PLATAFORMAS MILITARES

Para dotar a los efectivos y sus vehículos de mayor protección, se buscan materiales para obtener nuevos blindajes que aumenten la resistencia a impactos y explosiones. También hay interés en que, sin aumentar el peso o perder ergonomía, se desarrollen nuevos materiales para los chalecos. El teniente coronel explica que «hay materiales como fibra de vidrio, de carbono o grafeno que con unas aleaciones sí que aligeran el peso, mejorando o manteniendo los efectos de protección».

6. ALERTA Y PROTECCIÓN FRENTE A AMENAZAS NRBQ

El objetivo es detectar a distancia y en tiempo real nubes de agentes químicos, biológicos o radiológicos. La DGAM ve «primordial» conseguir sistemas que permitan vigilar, reconocer y monitorizar grandes áreas contaminadas, pero a día de hoy «no existen soluciones adecuadas». Los militares demandan materiales más seguros y ergonómicos para los equipos individuales, pues los actuales son pesados y no transpiran. Y avisa: «Hay margen de mejora».

Se buscan tecnologías para detectar a distancia aerosoles biológicos para proteger infraestructuras o equipos móviles para determinadas zonas. El área de detección «deseable» es de «cientos de metros». También hay interés en desarrollar redes de sensores inalámbricos, pequeños, desechables, conectados y que consuman poco para vigilar y monitorizar zonas contaminadas. Lo preferible es que puedan ser lanzados desde drones para no exponer al personal. Por último, incluyen «trajes de protección NRBQ de última generación», con nuevas funcionalidades como «detección, alerta y autodescontaminación».

7. SOLUCIONES INNOVADORAS EN CIBERDEFENSA

La idea es aprovechar los avances en ciberseguridad relativos a detección, protección, recuperación y resiliencia frente a un ataque. Y la DGAM centra su interés en la protección de dispositivos móviles frente a la guerra electrónica o ciberamenazas y en sistemas que detecten por adelantado patrones de ataque para reducir los daños en los sistemas. Además, se quiere avanzar en la simulación de un entorno combinado de operaciones militares y cibernéticas.

Las armas del futuro que quiere el Ejército español
8. SISTEMAS INTELIGENTES DE ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN
 

Se quieren aplicar los últimos avances en inteligencia artificial, big data, análisis de información y representaciones visuales a problemas militares. Por un lado, para inteligencia y mando y control, para tomar una decisión a tiempo. Por otro, para mantenimiento predictivo, sensorizando vehículos y plataformas. El objetivo es desarrollar proyectos para analizar fuentes abiertas y explotar automáticamente grandes volúmenes de datos de sensores.

 

180925 VA Fdz de Cordoba

Asesores legales advirtieron a Defensa y al Gobierno que el pase forzoso a la reserva del vicealmirante Fernández de Córdoba podría traer problemas

FECHA

25/09/18access_time 1:02

El proceso judicial acaba de comenzar, pero Defensa podría tener que readmitir al vicealmirante al que pasaron forzosamente a la reserva tras un encontronazo con un cargo político del ministerio a raíz de las polémicas oposiciones de Sanidad Militar.

La Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo acaba de admitir el recurso presentado por los abogados del vicealmirante Fernández de Córdoba. Lo adelantó este lunes el diario ABC.

La defensa legal del vicealmirante acusa al Gobierno y al Ministerio de Defensa de haberle enviado a la reserva de forma forzosa, por decreto ley, sin alegar un motivo ‘de peso’. La ley admite el pase a la reserva forzosa por decisión del Consejo de Ministros sin entrar a valorar el motivo.

Sin embargo, el recurso hace referencia a la prohibición de la arbitrariedad de los poderes públicos, recogida en el artículo 9.3 de la Constitución española. Y según entienden fuentes ministeriales, el recurso tiene visos de prosperar.

Advertencia legal al Ministerio y al Gobierno

 De hecho, tal y como explican fuentes bien situadas, antes de que el Consejo de Ministros tomase la decisión de ‘jubilar’ al vicealmirante el Gobierno recibió una primera valoración legal de un equipo de asesores en la que se contemplaban algunas “lagunas legales”. Relacionadas, al parecer, con la ausencia de razones de “interés general” en el pase a la reserva.

Sin embargo, en vista a lo acontecido en el último Consejo de Ministros del pasado agosto, el Ejecutivo decidió ejecutar el pase forzoso a la reserva al ex subdirector de Reclutamiento y Orientación Laboral.

En caso de que la justicia dictaminase que la decisión se guió por un criterio de arbitrariedad, el oficial de la Armada sería declarado en activo de nuevo y quedaría a espera de destino. Un destino que Defensa intentó darle en la propia Armada tras su cese como subdirector de Enseñanza, provocando un encontronazo entre el AJEMA y Defensa.

Ahora, el Supremo tendrá que decidir si admite las medidas cautelares solicitadas por la defensa del vicealmirante, que exigen suspender el pase forzoso a la reserva y su reingreso en las Fuerzas Armadas de inmediato. Por su parte, Defensa tiene 20 días para explicar al Supremo los motivos que llevaron a su pase forzoso a la reserva.

 

24.09.2018. El Confidencial Digital

 

 

La orden suspende el traslado de casi 300 agentes para "garantizar la seguridad ciudadana" ante los eventos que se celebran en las próximas semanas, como la Diada

El Ministerio del Interior ha explicado este martes que la orden por la que la Guardia Civil anuncia en su Boletín Oficial que suspende el traslado de casi 300 agentes destinados en Cataluña se encuadra en la necesidad de “garantizar la seguridad ciudadana” ante los eventos que se celebran en las próximas semanas, entre ellos la Diada.

Según explican a Europa Press fuentes de Interior, se trata de una decisión “ordinaria” por habitual año tras año debido a la necesidad del Ministerio de velar por que existan las dotaciones suficientes en las diferentes plantillas de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Según estas fuentes, es habitual que Cataluña requiera cada mes de septiembre de un despliegue policial reforzado ante la concentración de eventos.

El Boletín Oficial de la Guardia Civil publica una resolución este martes, 4 de septiembre, en la que se anuncia que se retrasa el traslado de casi 300 agentes hasta el próximo 16 de octubre. En la orden se detalla que se adopta la decisión “por necesidades y exigencias inherentes a garantizar la seguridad pública en este trimestre del año”.

La orden está firmada por el jefe accidental del Mando de Personal, Francisco Javier Alvaredo Díaz, y ha causado malestar en algunas asociaciones profesionales por comunicarse “sin previo aviso”, lo que obliga a estos guardias civiles a reorganizarse.

Hace ahora un año el Ministerio del Interior, encabezado por entonces por el ministro del PP Juan Ignacio Zoido, movilizó un dispositivo sin precedentes en el que se desplazaron a Cataluña más de 4.000 policías y guardias civiles para hacer frente al referéndum del 1-O convocado por la Generalitat.

 

04.09.2018. El Independiente. Guardia Civil

 

 

180912 Cuartel

Los proyectos de construcción basados en impresión 3D de hormigón no son nuevos, Dubai fue de los pioneros al abrir las primeras oficinas usando este tipo de tecnología en mayo de 2016, y hace unos meses nos enteramos de un proyecto que busca "imprimir" casas en sólo 24 horas con un coste de 4.000 dólares, esto como parte de una iniciativa humanitaria en El Salvador.

Para realizar esto se ha usado la que a día de hoy es conocida como la "la impresora 3D más grande del mundo", que es una la impresora Vulcan con capacidad de crear viviendas de una superficie máxima de 250 metros cuadrados. Pues ahora, el ejército de los Estados Unidos ha adoptado una con el objetivo de poder construir sus cuarteles en varios campos de batalla.

Aseguran que usar esta impresora será más rápido, económico y seguro

El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (MCSC) acaba de construir su primer prototipo de cuartel o barraca de hormigón, el cual piensan llevar al campo de batalla en un futuro no muy lejano, en caso de que las pruebas sean satisfactorias. Este primer cuartel se construyó en sólo 40 horas usando una impresora Vulcan, y para ponerlo en perspectiva, para este tipo de trabajos se suelen emplear 10 Marines quienes construyen cuarteles en madera en máximo 48 horas.


 

Este primer prototipo mide 46 metros cuadrados y, explican, que al ser de hormigón se tiene mayor seguridad y durabilidad al estar en el campo de batalla. En este proyecto colaboraron, además, el Centro de Investigación y Desarrollo de Ingenieros del Ejército de EEUU, quienes ayudaron con los planos para su construcción en Champaign, Illinois.

Una vez que se tuvieron los planos, lo siguiente fue crear el modelo 3D, que sirve para dar las instrucciones a la impresora 3D. Después de esto, lo siguiente fue montar la impresora sobre la superficie e iniciar la operación. Sin embargo, aún hay algunos detalles que el ejército busca mejorar, como automatizar el bombeo y la mezcla de hormigón, ya que hasta este momento esto se hace de forma manual. Una vez que se resuelva esto, aseguran que la construcción podría llevar máximo 24 horas.

 

Por otro lado, hay que mencionar que la impresora 3D sólo hace la estructura, por lo que tanto el techo como las ventanas y la puerta se deben añadir posteriormente de forma manual, así como las conexiones y todos los detalles finales.

El Cuerpo de Marines estará probando durante los próximos meses este primer prototipo de cuartel, esto con miras a tenerlo listo para futuras misiones, donde los Marines necesitan pasar inadvertidos con un centro de mando donde se puedan refugiar de forma segura.

12.09.2018. Xataca

 

 

NOTA DE LA REDACCIÓN: Por su interés reproducimos la entrevista efectuada a la historiadora malagueña Elvira Roca Barea

 

Se acabó la juerga, es el momento de hablar de España. Una mujer ha liberado a miles de rehenes ideológicos de un cáncer patrio, la leyenda negra. Ha luchado contra los que intentan privatizar la historia para convertirla en un chiringuito de apátridas. Se ha paseado por el lumpen documental y ha vuelto para mandarnos un mensaje: mentían.

María Elvira Roca Barea (Málaga, 1966) escribió una catedral de 460 páginas llamada Imperiofobia y leyenda negra (Siruela) donde demostró que la propaganda contra el imperio español no es más que una putrefacta manera de la envidia. Profesora, investigadora y escritora, sus hallazgos e investigaciones han convertido su obra en un fenómeno cultural y editorial. Todos quieren escucharla y leerla. ¿Su éxito? No conoce el pañal de la equidistancia donde se abrigan ciertos intelectuales. Se emancipa de las mitomanías como quien se lía un cigarro. Sabe que la política no puede resolverse en una sonrisa. 

 
 

Ha publicado recientemente 6 relatos ejemplares 6 (Siruela) donde contrapone el luteranismo norteño frente al catolicismo mediterráneo mediante seis relatos a caballo entre la historia y la ficción. La llamamos por teléfono y la pillamos huyendo del calor en el norte de España. Hablamos de actualidad con ella mientras acaricia el cutis de la historia.

Hace unos días leí que Josep Borrell recomendaba su libro Imperiofobia y leyenda negra. ¿Qué le parece la resurrección del PSOE?

Tengo constancia de que Josep Borrell no se ha muerto, por lo tanto difícilmente podía resucitar (risas). Que eso afecte a la totalidad del Partido Socialista me parece una conclusión un tanto precipitada.

Tras la sentencia de La Manada y de Juana Rivas, desde el nuevo gobierno, pasando por varios sectores feministas, se habla de una reforma de las leyes para que tengan perspectiva de género. ¿Qué opinión le merece? 

Si lo que me preguntas es que si las leyes pueden dividirse en privilegios, en leyes que afecten a determinados grupos y no a otros, le diré que eso es una aberración del Derecho. Las leyes son leyes porque afectan a todos de la misma forma y juzgan los hechos, no quien los comete o quien los padece. Por eso se representa a la justicia con los ojos vendados, para que no sea influenciable. Por lo tanto, si un mismo hecho tiene una consideración legal diferente atendiendo a quien lo haya cometido o quien haya sido la víctima, me parece haber perdido por completo la perspectiva de lo que significa un ordenamiento jurídico.

La problemática feminista se ha puesto tan de moda que hasta Antonio Escohotado está escribiendo sobre ello. ¿No le apetecería a usted? Su discurso en el Congreso fue muy aplaudido en redes.

Mira, yo tengo la esperanza de que esto sea una moda que pase pronto. Intentando no perderme en la hojarasca momentánea de cada día, no presto atención a las cosas hasta que no tienen un cierto recorrido. Es muy posible que toda esta efervescencia del género, del lenguaje, del heteropatriarcado, agoten el mercado relativamente pronto. Y entonces habrá que estar pendientes, pero solo para divertirse, con lo siguiente que surja. Solo hay que empezar a preocuparse cuando estas cosas afectan al derecho. No sé si esto es un momento puramente efervescente como cuando se ponen de moda determinadas palabras, gestos o expresiones y luego caen rápidamente en el olvido.

Durante estas últimas semanas parece que el PSOE quiere crear una nueva Ley de Memoria Histórica donde se pretende crear una “Comisión de la Verdad” sobre lo ocurrido durante el franquismo. A unos les parece que lo que el PSOE pretende es ideologizar la historia, los hechos. Otros opinan que un país sin memoria impide democratizar la idea de España.

Tiene algo de pavoroso ese tipo de planteamientos: legislar sobre lo que la gente tiene que pensar o sobre lo que la gente tiene que recordar. Una ley de la memoria es algo que es imposible ¿no? Cada uno tiene su propia memoria, la que hereda de su familia, de su experiencia vecinal, de su comunidad, de su pueblo. Es algo complejo y pretender legislar sobre eso pertenece a la literatura fantástica. Esto como síntoma es gravísimo. De un tiempo a esta parte, las ideologías se han transformado en mecanismos que pretenden gobernar absolutamente todos los interiores del ser humano. Esto ha ido a más: te digo lo que tienes que decir, te creo un lenguaje, te creo unas ideas, te condeno por tener las otras… Una sociedad democrática debe marcar unas reglas de juego muy claras y marcar qué puede y que no puede hacerse. Al final lo que funcionan son cuatro leyes y el resto hay que dejarlo al interior de cada uno. Lo que yo piense es absolutamente mío. Pretender legislar sobre la memoria es muy grave.

Al final lo que se pretende es legislar sobre los libros de texto, esa es la verdad. No es la legislación de la memoria, sino la legislación de lo que hay que enseñar y en lo que hay que educar a las generaciones futuras. Eso sí que es preocupante.

La educación.

Los libros de texto ya se han visto influidos. Yo los miro por razón profesional. Por ejemplo, se puede encontrar en libros de cuarto de E.S.O o primero de bachillerato donde nos dan una definición de la Transición que comienza con la muerte de Franco. De pronto, la Transición ha alargado su transcurso hasta las leyes de Memoria Histórica, con lo cual se está procediendo a una reacomodación de la consideración histórica de los últimos decenios. Esto es preocupante porque no va en el sentido de cerrar las heridas que un día hubo y que estaban ya cerradas, sino en la vía de reabrirlas, agravarlas y continuar por esa senda perversa de la generación de enfrentamientos en beneficio propio.

Lo que muchos se preguntan es ¿quién ha estado construyendo el relato hegemónico sobre la Guerra Civil? Unos dicen que han sido los republicanos, los vencidos…

No, es que no fueron vencidos.

¿No?

Ese es el pequeño error de perspectiva. El otro día, en un seminario sobre la Transición española en Valladolid, se comentó que era una pena que los españoles, que ya parecían que habían superado con la Transición su tradición cainita, estuvieran otra vez abriéndose en frentes y dividiéndose. Esto es un disparate afirmado por muchos hispanistas y aceptado por los españoles con una especie de credulidad edénica para creerse todo lo que dicen todos menos lo que ellos mismos dicen.

¿Entonces?

La tradición de este país no es cainita, es precisamente todo lo contrario y ese es el problema. El problema de este país no lo tienen los países vecinos donde han tenido tantos enfrentamientos internos como aquí o muchos más y mucho más graves. Los que vencen acaban con toda forma de disidencia con respecto a la opción que ha triunfado. Eso es lo que ocurrió en Inglaterra durante las guerras de religiones, en Francia en sus sucesivas guerras civiles, etcétera. Nuestro problema es que al no ser un país cainita, las victorias simplemente se limitan a neutralizar al enemigo, dejarlo quieto y hasta intentar reconciliarte con él. Eso es una tradición en España. La guerra contra Napoleón fue también un guerra civil. Los españoles afrancesados estaban de acuerdo con el invasor y después del conflicto se reintegraron al territorio nacional, recuperaron sus puestos de trabajo y sus vidas. No les pasó absolutamente nada. Es precisamente no tener una tradición cainita lo que hace que las victorias sean victorias en lo suficiente para poder garantizar un cierto orden y la continuidad del país.

Es curioso, siempre se ha dicho que España es un país de malos hermanos.

¿Usted ha visto cuantas guerras ha habido en otros países? Comparar enseña muchísimo. Los franceses van por la quinta república, señal de que les han fracasado cuatro y con las correspondientes reposiciones monárquicas. Lo que pasa es que los franceses han tenido siempre la genialidad de convertir siempre sus convulsiones sociales en ennoblecedoras revoluciones, mientras que nosotros cuando nos hemos matado en guerras civiles, nos hemos matado en guerras civiles.

Siempre se generan debates sobre la Guerra Civil. Parece que Franco está más vivo que nunca. ¿Qué hacemos con él? ¿Lo sacamos del Valle de los Caídos?

¿Hacemos una apuesta usted y yo?

Apostemos.

No sacan a Franco.

¿No sacan a Franco?

No, porque si sacan a Franco no lo pueden volver a sacar dentro de dos o tres años. Se acabaría para siempre el argumento de “vamos a sacar a Franco”, con lo que eso entretiene.

Es parecido al problema catalán, que viven mejor en el independentismo que en la independencia.

Totalmente, a la independencia no llegarán jamás. Con el independentismo están muy entretenidos. Con Franco pasa lo mismo. Llega un gobierno de estos que ya conocemos y agita tres cosas: la monarquía, el concordato con la Santa Sede y Franco con el Valle de los Caídos. Es la triada capitolina.

Desde la izquierda comienzan a señalar al nuevo presidente del PP, Pablo Casado, como un líder de extrema derecha. ¿Exageran?

Habría que ponerse a preguntar qué consideran ellos que es la extrema derecha. Yo tengo unos cuantos problemas de definición porque últimamente los extremos andan a la par. Por ejemplo, a mí no se me ocurre calificar toda esta imposición lingüística nada más que como neofascismo. ¿A eso no lo llamamos extrema derecha? ¿O desplegar una aplicación y dar consentimiento para poder tener relaciones sexuales? ¿Usted no cree que esto ya ha llegado a unos extremos de idiocia que sobrepasan todos los límites de la cordura?

Malta e Italia parece que han acabado con sus crisis migratorias cerrando sus fronteras marítimas a los inmigrantes ilegales. España por el contrario parece asumir todo ese flujo migratorio. ¿Cree que es sostenible?

Esto ya lo hemos tenido antes y va a seguir. Esta presión sobre las fronteras de Europa no va a cerrarse. Ni dentro de diez años ni dentro de veinte. ¿Qué cambios traerá esto? Enormes en dos generaciones. Nuestra generación y me refiero a la de gente de cincuenta años para arriba no va a responder. Es posible que los que están naciendo o los que están en el jardín de infancia les toque reaccionar porque sus mayores demostraron una tremenda capacidad para mirar hacia otro lado y no fueron capaces de mirar de frente a los problemas que hay.

Les tocará repensar el país en términos migratorios.

Tendrán que recordar que el homo sapiens es un ser territorial, porque está muy bien tener cerebro, pero primero hay que pisar la tierra en la que uno está y a ser posible hacerse dueño de ella.

Parece que España es un país en constante revisión. Ortega y Gasset creía que España no llegó a vertebrarse. Gustavo Bueno pensaba que el problema de la unidad de España deriva por un problema de identidad. ¿Este país tiene solución?

Vamos a ver, todos los estados son unidades inestables. Por eso tienen estado, para ver si se estabilizan. Esto pasa en todas partes. Un estado es una unidad política tremendamente difícil de gestionar que supone la integración de territorios y de intereses que a veces no son armoniosos sino contrapuestos y que vive navegando siempre en mares muy inestables. Cuando una cosa se estabiliza es porque está muerta.

Un sistema vivo es complejo por definición.

¡Claro! Parece que a nosotros se nos abren las carnes porque tenemos una sensación de inestabilidad grande porque hemos heredado una memoria de hegemonía secular que fue muy estable porque los imperios son muy estables. Pero eso le pasa a los imperios, no les pasa a los estados normalmente. Mira la Europa occidental haciéndose y deshaciéndose continuamente: Italia, Alemania, Francia, Gran Bretaña…¿cuántas pérdidas y ganancias territoriales han tenido estos países? ¿cuántos movimientos de fronteras han tenido solo durante el S.XX? Un montón. Al país no le pasa absolutamente nada. Hay que superar esa especie de onanismo como si el país fuese una cosa peculiarísima frente al resto del mundo. Eso es una tontería, lo diga Agamenón o su porquero.

¿Cataluña es un país?

Cataluña es una parte de España desde siempre y tiene un problema en su interior muy grave. El problema es un nacionalismo excluyente con un componente supremacista, exactamente como el vasco. Y lo que han hecho ha sido machacar a la mitad o más de sus conciudadanos. El problema de Cataluña no es un problema contra España. El problema es de algunos catalanes que se creen dueños de todo el territorio, y están contra otros catalanes a los que se les está privando de sus derechos civiles. Y si algo tiene de peculiar este problema es que el Estado, que estaba en la obligación de haber defendido la Constitución y las leyes, no lo ha hecho, dejando a todos esos catalanes desamparados. Por eso el pueblo sacó sus banderas a la calle, para decirles a esos catalanes que no están solos. Porque los gobiernos pueden estar tan desnortados que los pueden abandonar, pero el resto de los españoles no.

En Cataluña hemos escuchado conferencias donde se afirmaba que Leonardo Da Vinci era catalán. Hemos leído libros de texto escolares que decían que el Ebro nacía en tierras extrañas. Hemos visto a Ada Colau quitando una calle al Almirante Cervera por facha o universitarios catalanes llamando facha a Cervantes. ¿Cómo es posible, en pleno S.XXI, en Occidente, con acceso pleno al conocimiento, que se generen y se crean estas mentiras?

Porque generan beneficio. Hay una mercancía que se coloca en el mercado que consiste en decir “nosotros somos mejores”, para luego señalar a un grupo y decir “esos son los malos y tienen la culpa de todo lo que va mal”. Automáticamente esto te genera confort, te hace sentir superior y te da un enemigo contra el que luchar. Eso es un mecanismo que lo echas a andar y va solo.

¿Se puede convencerlos?

No podemos convencerlos. Ni podemos ni debemos. Con esa gente no se puede hablar. Simplemente hay que neutralizarlos para impedir que hagan daño -que ya han hecho mucho-, para impedir que hagan más y para evitar que se hagan daño a sí mismos. Porque en el momento en que estén libres y solos con sus miserias particulares, se matan entre sí.

Hay quien cree que la democracia debería cuidarse de ciertas ideas, es decir, que no todas las ideas son compatibles con la democracia.

No todas las ideas son compatibles, pero intervenir legalmente sobre eso es muy delicado. El problema es que usted le de a la gente que tiene esas ideas locas mecanismos de administración y presupuesto como para llevarlas a cabo durante cuarenta años y educar en eso a generación tras generación. El problema es crear una estructura territorial como la que tenemos cuando existe en el país un problema de nacionalismo. Era muy previsible que ese nacionalismo utilizase esa estructura que llamamos autonomías para hacerse más fuerte en determinados territorios utilizando mecanismos que no son precisamente los de las mayorías. Esto es lo que ha ido sucediendo década tras década y desde nuestros gobiernos centrales, PP y PSOE, no se ha hecho otra cosa que alimentar ese dragón. Y ese dragón ha crecido. ¿Cómo no iba a crecer si lo estamos alimentando a día de hoy?

¿Convendría entonces ilegalizar los partidos independentistas?

Mire, para empezar convendría cambiar la ley electoral. Después, proceder a una reorganización muy importante de la estructura territorial. Eso lo intentó Felipe González y es una de las razones por las que yo lo he respetado siempre tanto. Es el único gobernante de este país que cuando ha tenido mayoría absoluta lo ha intentado con la Ley Orgánica de Armonización de Proceso Autonómico que le tumbó el Tribunal Constitucional. Ha habido ocasiones para reorganizar este problema territorial que se ha potenciado hasta el paroxismo dotando a estas fantasías nacionalistas, identitarias y supremacistas de estructuras administrativas y de presupuesto como para controlar absolutamente toda la vida pública y política. Si los españoles estamos esperando a algún gobierno que vaya a resolver ese problema, estamos locos. Por la sencilla razón de que todos los partidos en el arco parlamentario tienen a la inmensa mayoría de sus efectivos colocados en las trincheras autonómicas.

¿Cree que hay una dictadura de lo políticamente correcto? ¿Cree que hay un apartheid cultural con determinado tipo de ideas?

Por supuesto, en todos los ámbitos y en los medios de comunicación más todavía. Sobre todo en la televisión, donde se ha generado varios problemas. Uno es la corrección pero otro es ese tono barriobajero, soez, ordinario que se ha impuesto prácticamente en todas las cadenas. Que hubiera programas más o menos tontos era lo normal, pero ahora hay un regodeo de la vulgaridad y los derechos de la ignorancia reclamando sus respetos en cualquier circunstancia. Hace veinte años en ningún sitio se hubieran organizado esos juicios paralelos en los que los participantes no tuvieran ni puñetera idea. Se ponen en frente de una cámara a juzgar cualquier asunto con una desfachatez absolutamente asombrosa.

Lo políticamente correcto existe porque esta sociedad no tiene parámetros morales de ningún tipo. En el momento que aparece algo o alguien que dice “lo bueno es esto y lo malo es lo otro”, todo el mundo va detrás como loco. En realidad lo que faltan son catecismos y el que venda catecismos, sea de la naturaleza que sea, va a tener un éxito enorme.

Existe una plataforma de afectados por el colonialismo cuyo principal objetivo es cambiar el nombre de Día de la Hispanidad (12 de Octubre) por “Día de la Resistencia indígena, negra y popular”. Según la plataforma, el Día de Hispanidad es una denominación franquista cuya fecha dio origen al genocidio americano.

Lo primero que tienen que hacer es cambiarle el nombre. España no tuvo colonias salvo en África, si es eso a lo que se refieren esos indocumentados. Y en cuanto a los “afectados”… esto de que alguien pueda venir a reclamar los daños que le hicieron a su abuelo me tiene bastante asombrada. Como vivimos en este crecimiento exponencial del rollo identitario, todo el mundo quiere pertenecer a una tropa y a ser posible a una tropa de agraviados.

Su obra ha sido todo un fenómeno cultural y un superventas editorial, algo que raras veces suele ocurrir de forma simultánea. Imperiofobia y leyenda negra ha servido de mascarón de proa de otros libros similares como el de Pedro Insua o el de Iván Vélez que podrían añadir información y perspectivas nuevas a la temática. ¿Qué opina de esta senda que ha abierto usted? ¿qué recorrido tienen estos temas?

Pues no lo sé. Creo que hace falta tiempo. Creo que no hace falta más gente investigando sobre la leyenda negra. Lo que necesitamos es gente que investigue las zonas de sombra de la historia de España, del imperio español y de la historia de Europa que no se investigan nunca o de las que no se habla jamás. Le voy a poner un ejemplo que va a entender muy bien.

Cada vez que se habla del imperio español en América, aparece el tema de la conquista. Una y otra vez. Pero la conquista fue algo que duró muy poco tiempo. Hay tres largos siglos de historia virreinal que hay que contar, pero parece que solo hubo conquista e independencia. Entremedias parece que no ha habido nada, como si no existiera. Pues esas son las zonas a las que hay que ir. También ocurre que cuando se habla de la intolerancia religiosa, automáticamente aparece la intolerancia que se dio en el catolicismo. Y es cierto que se dieron, pero nunca se publica, se investiga o se trabaja otros fenómenos de intolerancia religiosa que se dieron también en Europa y que fueron más virulentos, más crueles y que dejaron muchos miles de muertos más. Ahí nadie mete el dedo y es ahí donde hay que meterlo. Hay que abrir ventanas a otros territorios que están cerrados, a los que nunca va nadie a historiar porque parece que es de mal gusto o que no se puede tocar.

Por último, me gustaría preguntarle como profesora. Un estudio afirma que los nacidos después de 1975 son cada vez más tontos ¿las nuevas generaciones están más idiotizadas?

Definitivamente, no cabe negarlo. ¿Por qué? Bueno esto responde a un conjunto de factores que desgranarlos sobrepasaría a la capacidad de una entrevista, pero si le puedo decir que he hecho pruebas a alumnos. La cantidad y la competencia lingüística con la que un alumno termina hoy bachillerato es poco más de la mitad de la capacidad si lo comparas con un alumno que acabó el bachillerato en 1985. El ser humano construye su pensamiento con palabras. Si tienes pocas palabras, tienes pocos ladrillos. Tendrás menos palabras y elaborarás pensamientos más simples, menos sofisticados, menos complejos. La competencia lingüística se reduce generación tras generación.

Esto tiene muchas causas. Una sería el culto a la imagen en el que vivimos desde que aparecieron las pantallas. La gente ya no usa el cerebro. Cuando el cerebro se usa, el cerebro reclama vocabulario, reclama estructuras sintácticas, afina sus herramientas y piensa mejor. Cuando ese cerebro es solamente una cosa receptora, es decir, una cosa que solo mira, es evidente que se va produciendo una lenta parálisis. Ahora nuestros estudiantes salen de la universidad siendo analfabetos funcionales. Un analfabeto funcional es una persona que no es capaz de expresar por escrito lo que sabe. Para acabarla de liar, hemos entrado en esta tontería de la educación bilingüe, con lo cual la gente es analfabeta en dos lenguas. Hemos terminado por conseguir que los estudiantes no aprendan ni el español ni el inglés.

El Español. 06.08.2018

 
Joomla Templates by Joomla51.com