Con precisión militar, en cosa de una hora y cuarto, más de 900 coruñeses juraron ayer bandera en María Pita. El acto, presidido por el general Francisco Javier Sánchez Fernández, contó con el favor de la meteorología: no cayó ni una gota, y terminó con las palabras de agradecimiento del militar a los participantes por su «compromiso en la defensa de España», antes del homenaje a los caídos en esa empresa.

Juraron de todas las edades, desde chicos y chicas jóvenes con vestidos que se confundían con los de los invitados de las dos bodas que a esa hora celebraban en el Ayuntamiento, hasta ancianos que caminaron hasta la enseña ayudados por un militar.

 

 

 

Juraron los concejales del PP Rosa Gallego, Martín Fernández, Lucía Canabal y Mariel Padín. También la conselleira de Medio Ambiente y probable candidata de los populares a la alcaldía, Beatriz Mato, que tras prestar juramento siguió el resto del acto desde la tribuna de autoridades y ayudó a depositar la corona en homenaje a los caídos.

El otro representante del Ayuntamiento en el área de autoridades fue el portavoz del PSOE, José Manuel García. No acudió nadie del gobierno local de la Marea, ni tampoco del BNG.

Sí -asistieron otros 800 coruñeses que siguieron el acto desde las gradas situadas frente al palacio de María Pita, y varios centenares más que se agolpaban junto a las vallas que rodeaban el recinto. Ya por la mañana, algunos balcones de María Pita amanecieron adornados con los colores de la bandera. Eran evidencias, junto al elevado número de participantes, de que la jura de bandera despertó mucha expectación, decían algunos asistentes que quizá por lo que sucede en Cataluña, aunque las turbulencias políticas no se nombraron en ninguna de las alocuciones oficiales.

El discurso del general Sánchez Fernández se centró en agradecer el compromiso de los asistentes, que reiteró, en glosar la figura de María Pita, a la que puso como ejemplo de entrega en defensa de la patria, y en agradecer la colaboración de las autoridades civiles para la celebración del acto, en especial a los cuerpos de Policía Local y Nacional.

Los segundos desplegaron un operativo de seguridad mucho más visible que en actos multitudinarios celebrados en años anteriores en María Pita. En los accesos a pie se situaron agentes de las unidades de intervención con armas largas, y las entradas de vehículos que no estaba previsto utilizar durante el acto fueron bloqueadas con furgonetas del cuerpo. El despliegue coincide con la puesta en marcha de nuevas medidas de seguridad tras el atentado terrorista de las Ramblas de Barcelona.

170911 Jura Bandera

Joomla Templates by Joomla51.com